Los bandidos de la CNTE

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Rubén Cortés

Por fin el Estado mexicano puso un hasta aquí a la CNTE, al solicitar el Poder Judicial órdenes de aprehensión contra 15 líderes, aunque sólo por motín y destrucción de material electoral, a sujetos que integran una organización que en realidad tiene características similares al crimen organizado.

Los jueces debieron agregar las fechorías de secuestro, robo, ataque a las vías de comunicación, daño en propiedad privada, lesiones y otro, que es de los peores: haber arruinado la educación de dos generaciones de oaxaqueños, desde que surgió esa pandilla en 1992.

Por culpa de la CNTE, Oaxaca necesitará 33 años para equiparar su nivel educativo, por ejemplo, al del DF, según el Tec de Monterrey. Además de ocupar el primer lugar nacional de analfabetismo, el 54.2 por ciento de su población mayor de 15 años tiene algún grado de rezago educativo.

Acerca de las violaciones que se pueden acreditar a los jefes de la CNTE, el penalista Juan Velásquez recuerda que el Código Penal Federal incluye los Delitos contra la Seguridad de la Nación: traición a la patria, espionaje, sedición, motín, rebelión, terrorismo, sabotaje y conspiración.

Porque sus daños en Oaxaca equivalen a más del doble de los daños que produjo en el estado el huracán Carlotta en 2012, cuyas afectaciones representaron mil 400 millones de pesos, mientras la CNTE ha provocado destrozos por tres mil 500 millones de pesos.

Sólo en el Zócalo de Oaxaca ha provocado afectaciones por mil 500 millones de pesos y tres mil 500 personas sin empleo. Y hasta en el DF, donde además de las constantes marchas por las principales vialidades, ha generado afectaciones por dos mil millones de pesos.

Cuatro de sus miembros están presos por el secuestro de dos menores de edad, en una acción que dejó heridos al chofer de los niños y a un policía. Los pequeños estuvieron secuestrados cuatro meses en una cisterna, debajo del nivel del piso, a una temperatura de 30 grados y amarrados de un pie.

Sin embargo, la CNTE retiene 20 pesos a sus 90 mil 665 agremiados para entregarlos a las familias de los cuatro maestros que participaron en el

plagio de los dos niños: esos 20 pesos representan en total más de un millón 800 mil pesos.

De ahí que sean aplaudibles estas órdenes de aprehensión, que forman parte de un plan más amplio, que inició hace tres semanas, cuando en acto transmitido en vivo por la Presidencia de la República el gobernador Gabino Cué anunció la transformación del IEEPO, que era controlado absolutamente por la CNTE.

Sin embargo, la acción no será total hasta que todos sus cabecillas sean capturados.

Un grupo de bandidos no puede tener en jaque al Estado mexicano.

ruben.cortes@3.80.3.65

Twitter: @ruben_cortes