Los miedos de López Obrador

Diálogo de legisladores con la cúpula empresarial
Por:
  • ubaldo_diaz

Estas semanas de intercampañas, sirvió para ir cercando al candidato presidencial de la coalición "Juntos Haremos Historia", Andrés Manuel López Obrador. Este cometió su primer error y lo hizo ante el poderoso grupo de los banqueros. Y aunque ha puesto la agenda política a sus adversarios, se ve a un tabasqueño mermado. Ya se ve cansado y argumenta que no va a entrar en disputa con Ricardo Anaya y José Antonio Meade. Bueno, de una u otra forma, AMLO ha dejado entrever que ya no tiene fuerzas para controlar "al tigre".

Lo cierto, es que el tabasqueño rehúye debatir con dos candidatos que son, de entrada, más jóvenes que él "y hablan de corridito". Es más, hasta el independiente Armando Ríos Piter le ha enviado el mensaje al tabasqueño para debatir, sin obtener una respuesta positiva ni unos, ni otros. Nadie lo convence para que se enfrente a sus adversarios.

Tiene temor López Obrador de que, al calor de la discusión, se le pudiera salir alguna frase, -como ya ocurrió-, que lo "clave" y entonces pierda los puntos que ha ganado. No son pocos los que aún no olvidan aquello de "cállate chachalaca", que marcó su estrepitoso descenso.

Desde Zacatecas, el dueño de Morena anunció que no piensa debatir "pues que debatan entre ellos, que debata Meade con Anaya para ver todo lo que tiene ahí pendiente, que ya dejen de estarse cuestionando y amenazando; que arreglen sus cosas … pero que vayan también al Ministerio Público, ahí no a debatir, sino a declarar".

O sea, López Obrador sigue con su discurso de "Amor y Paz", pero esa imagen, ha terminado por decepcionar a los propios militantes de su partido que se ubican en el lado más beligerante. Lo que sí "calentó" al candidato morenista fue que lo retaran a debatir en lo que llamó "tono machista", porque le dicen que "le faltan pantalones" para enfrentarse a sus adversarios en el intercambio de ideas y eso resulta muy ofensivo. Pero no ira a ninguna mesa a enfrentarse con sus enemigos, porque conoce perfectamente sus limitaciones, que son muchas.

José Antonio Meade, candidato de la coalición Todos Por México (PRI-PVEM-NA), descartó debatir solamente con su contrincante de Por México al Frente, Ricardo Anaya y se dijo dispuesto a contrastar sus ideas con quien sea distinto en la contienda electoral.

“Me parece que la idea de un debate es que contrastemos nuestras ideas quienes estamos deseosos de participar. Si no estamos los que estamos deseosos de participar, no es un debate”. Destacó que la importancia que tienen los debates ya que sirven para acreditar que tienen ideas y que posibilidad de defenderlas.

+++

Pero el jalisciense dirigente de la CNOP priista, Arturo Zamora califica de oportuna y coherente la decisión de la sala superior del Tribunal Electoral, de revocar el acuerdo del INE, que prohibía debates entre los candidatos a la presidencia de la República durante el periodo de inter campañas.

“Por esa mala decisión, el Instituto Electoral privó a los mexicanos de conocer y contrastar las propuestas de los candidatos durante un mes”, expuso. “Con esta decisión del Tribunal ganan los ciudadanos y los candidatos, al superar una restricción a sus libertades, y ganan los medios que veían limitado su ejercicio periodístico”.

+++

La presidenta de la Comisión de Gobernación de la Cámara de Diputados, Paloma Guillén Vicente, presentó una iniciativa de ley para crear la Ley General de Comunicación Social, con la que el Congreso de la Unión dará respuesta a la exigencia ciudadana, de asegurar el acceso a una información completa, oportuna, veraz y transparente en de los recursos públicos.

Con el respaldo del Grupo Parlamentario del PRI y a nombre de Nueva –alianza y del PVEM, la diputada Tamaulipeca, señaló que, con dicha ley, se propone una norma de carácter general que impulse la comunicación social bajo principios de eficacia, eficiencia, economía presupuestaría, transparencia, máxima publicidad, honradez, imparcialidad, institucionalidad y congruencia.

+++

Patricio Martínez, exgobernador de Chihuahua y senador del PRI, asegura que buscará impulsar una iniciativa para reformar el artículo 31 de la Ley General de Salud, a fin de darle atribuciones de control de precios a la Secretaría de Economía para que controle el costo de medicinas en beneficio de los mexicanos.

El legislador indicó que, ante la ausencia de un mecanismo de control de precios, hoy es común que las distribuidoras de medicamentos impongan precios exagerados de algunos en los puntos de venta al público. Por ello desde el Senado se intentará establecer un mecanismo de regulación de precios que recaiga en la secretaría de Economía para que, junto con la secretaría de Salud, fijen precios justos en los medicamentos.