Marketing digital

Marketing digital
Por:

Mientras el mercado de los medios tradicionales (TV, radio, impresos) cae súbitamente, los medios digitales aumentan su participación publicitaria. El avance tecnológico ha provocado que se potencialicen los modelos existentes entre emisores de publicidad y consumidores potenciales. La audiencia ha pasado de ser pasiva a interactiva y los emisores se han tenido que especializar en mensajes más direccionados.

El Marketing Digital se refiere a toda actividad utilizada para promover, promocionar o publicitar algún producto o servicio en un “medio digital” (Internet o telefonía móvil) a través de diversos canales: sitios web, blogs, comunicación IP, chat, entre otros. Sin duda el Internet es el ejemplo de investigación y desarrollo más exitoso de la llamada “era digital”; es allí donde se duplican cada trienio el número de páginas web. En 2002 había 40 millones de sitios circulando por la red; en 2008 hay más de 160 millones.

El crecimiento de la red ha impulsado nuevas formas de ofrecer productos a un segmento más selectivo, lo cual puede resultar muy sustancioso para una marca o producto si se cambia al carril de alta velocidad de audiencia es más crítico y exigente, pero altamente receptivo.

El aumento de porcentaje en inversión publicitaria de las grandes marcas va desde un 5% hasta el 50% en estos dos últimos años. Es una realidad que las marcas que más están invirtiendo en publicidad on line son generalmente, líderes en su categoría.

Procter & Gamble duplicó en 2009 su porcentaje de inversión para Internet y disminuyó el 44% de su inversión en medios electrónicos masivos como TV. Actualmente, la comunicación en la red ocupa el cuarto puesto en significación; se estima que en los próximos 5 años, ocupará el segundo, sólo después de la propia publicidad en puntos de ventas.

Son muchas las ventajas de hacer publicidad en medios digitales: significa una inversión a menor costo con mayor alcance –comparado con otros medios–; permite la medición de receptores con puntualidad y eficiencia; se puede obtener retroalimentación por parte del consumidor; facilita y precisa la segmentación de la audiencia; logra una comunicación directa con segmentos de “nicho”–también llamados exclusivos–; crece exponencialmente y está al alcance de más público; además , tiene un carácter de actualidad y modernidad que puede transferirse a las marcas y productos que eligen este medio publicitario.

De acuerdo con un informe de Nielsen, la publicidad on line cuenta con un 41% de confianza de los consumidores. Este dato resulta relevante en una época de crisis en nuestro país, dónde el comprador prefiere aquellas marcas y productos que comunican con más solidez los beneficios que garanticen el dinero que invierten.

hprado@delariva.com.mx

fdm