Mexico debe empezar a tomar en serio a Trump

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Juan Pablo de Leo Spínola

Por mínimas que sean las posibilidades de Donald Trump de llegar a la presidencia, los efectos y consecuencias de su campaña son reales y comienzan a tener secuelas de consideración para la comunidad hispana y por ende en el discurso político-social de los Estados Unidos. Una conversación que se potencia y transforma peligrosamente en una ambiente de malestar generalizado que distorsiona la percepción de las aportaciones reales de los migrantes en Estados Unidos.

Si bien es cierto que la carrera presidencial norteamericana es larga y los que en un principio logran montarse en el frenesí mediático de la arena electoral como lo ha logrado hacer Donald Trump generalmente terminan por desinflarse hacia el final de la contienda, los que han pasado por ahí no tienen el estatus de celebridad que le da un poder de permanencia y lo convierte en un deber para la prensa que cada día lo cubre de manera más seria.

Las columnas políticas en la prensa estadounidense se encuentran acaparadas por el tema Trump, razones suficientes para entender por qué los expertos políticos están tomándolo en serio como un potencial candidato republicano y tal vez, incluso, presidente de Estados Unidos. La actualidad de la candidatura Trump es una tema que no puede continuar ajeno a la agenda exterior del gobierno mexicano, que sin dar más importancia de la que merece, pero entendiendo las repercusiones reales que está teniendo y tendrá a largo plazo su campaña, debe ocupar los espacios de desinformación recordando el verdadero valor de la migración y colaboración en todos los aspectos del vínculo entre ambos.

Como lo hemos afirmado en este espacio, la relación bilateral entre México y Estados Unidos es punto y aparte, pues se encuentra incrustada ya a nivel regional en una dinámica que va más allá de los gobiernos y partidos políticos. No obstante, es importante, como ya lo señalaba en secretario de Relaciones Exteriores José Antonio Meade, que México y sus representantes no desistan en levantar la voz contra comentarios racistas e ignorantes como los de Trump. Uno de los pocos espacios en donde la condena publica y diplomática del gobierno puede tener efectos considerables.

La seriedad de la contienda así como las posibilidades mismas de la campaña se la dan únicamente los números de las encuestas. Ni las propuestas, ni las formas, ni el conducir de Trump reflejan la capacidad para armar una candidatura auténtica de aquí a mitad del próximo año. Aunque ha quedado claro que el mensaje de Trump está resonando suficiente con los estadounidenses como para liderar la carrera republicana, existe evidencia que sugiere que estos números no importan, pero tampoco podemos ignorar el hecho de que Trump está a la cabeza y con cada artículo sobre él, ya sea positivo o negativo, se hace más fuerte. México debe tomar más en serio a Trump, no porque llegue a ser presidente, sino por la consecuencia del discurso de odio que tanto resultado le da hoy.

juanpadeleo@me.com

Twitter: @juanpadeleos