Morena apuesta todo por Monreal

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Manuel López San Martín

A un mes de la elección del próximo 7 de junio, en el partido de Andrés Manuel López Obrador ya no hay duda de cuál es la prioridad, que va acompañada de su posibilidad real de triunfo en el DF: la delegación Cuauhtémoc. Contrario a lo que estratégicamente el tabasqueño definió al arranque —e incluso antes—, Morena no tendrá en Iztapalapa, con Clara Brugada, su puerta de acceso a la capital.

La célebre protagonista de la tragicomedia Juanito no creció en su intención de voto y sí lo hizo en su opinión negativa. La candidata del PRD, Dione Anguiano, es puntera —por más de 15 puntos— y la “marca PRD” aún pesa mucho en la demarcación (ayer la encuesta de El Universal da considerable ventaja al sol azteca, 44.7%, frente a 28.9% de Morena).

Por ello, la mayor posibilidad de triunfo en una delegación está en Cuauhtémoc, con Ricardo Monreal. No es casualidad que el martes el tabasqueño lo arropara en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco —justo el sitio donde López Obrador tuviera uno de los mítines más simbólicos, con jóvenes, en 2012—, ni que un día antes el ex gobernador de Zacatecas anunciara un refuerzo de lujo para su campaña: el senador y exjefe de Gobierno Alejandro Encinas.

Encinas no sólo renunció al PRD hace unos meses, sino que es un hombre de izquierda de toda la vida y uno de los políticos con mejor imagen en la ciudad.

Monreal, uno de los hombres más cercanos a Andrés Manuel López Obrador, ya ha logrado sembrar la percepción de que su triunfo no sólo es posible, sino altamente probable. La más reciente encuesta de Parametría lo coloca al frente de las preferencias electorales (25%, contra 18% del perredista José Luis Muñoz Soria y 18% de la priista Alejandra Barrios).

El problema para el PRD no sólo es la figura de Monreal. La administración que aún gobierna y el, hasta hace semanas, exjefe delegacional Alejandro Fernández, ponen en serios aprietos la continuidad perredista.

La Cuauhtémoc es la delegación más peligrosa de la ciudad. De acuerdo con el Informe Delictivo de la PGJDF, durante 2014 registró una tasa delictiva por cada 100 mil habitantes de 791.2%. También es líder en narcomenudeo, robo de autos, “giros negros” y extorsión (Coparmex denunció que la delegación extorsiona a 60% de las empresas). La demarcación es campeona, además, en el comercio informal, pues de acuerdo con Procéntrico los 40 mil ambulantes que operan a sus anchas generan ganancias por 8 millones 200 mil pesos diarios, para unos cuantos líderes.

Al mal gobierno se suma la ruptura en el interior del grupo gobernante. Fernández, quien le debe sus cargos públicos a René Bejarano, rompió con él y hay no pocos bejaranistas haciendo campaña para Monreal. Si bien la fuerza del profesor es ya menor en la demarcación, alcanza para sumar a Morena.

Todos esos factores se entrecruzan. Si Morena no entrará por Iztapalapa, sí podría hacerlo por la Cuauhtémoc. Por eso echarán ahí toda la carne al asador.

  Off the record… Marcelo Ebrard tenía un encuentro pactado con el senador Alejandro Encinas, quien le manifestaría su apoyo y se subiría a la cruzada en defensa de su candidatura plurinominal a la Cámara de Diputados por Movimiento Ciudadano. Pero como Ebrard anda en Europa preparando recursos legales ante la ONU y la Corte Interamericana de Derechos Humanos, la reunión se reprogramará para la próxima semana… Raro, por decir lo menos, que ningún integrante de la cúpula nacional del Partido Verde y el PRI se hayan parado en Cuajimalpa para apoyar a su ex delegado Adrián Rubalcava y su delfín para sucederlo, Miguel Ángel Salazar. No sólo los números dejaron de sonreírle al dúo, sino que parecen perder apoyos de manera acelerada, incluso dentro de los partidos que los postulan… Ojo con lo que ocurrirá en la delegación Benito Juárez. El candidato del PRI-Verde, Xiuh Tenorio, sumará a su campaña a varios ex perredistas que eran consejeros delegacionales del sol azteca y abandonaron en desbandada al PRD.

 En boca cerrada… “Yo ando en todos lados porque no tengo nada que temer”.

Así respondió el líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador, a los gritos de decenas de mujeres que ayer, en un mitin en Azcapotzalco, le llamaron “traidor” por haber dejado el PRD.

Twitter: @MLopezSanMartin