PGR vs. Anaya

AMLO-Peña Nieto
Por:
  • javier_solorzano_zinser

La investigación sobre Ricardo Anaya, o si se quiere, el conflicto y confrontación entre el panista y la PGR, ya escaló. No queda claro hacia dónde va y en dónde está; y menos, en qué puede acabar el caso.

A estas alturas no es sólo lo legal lo que está en la mesa; la política es definitivamente el otro componente. Las acusaciones contra Anaya ya son parte del proceso electoral y serán parte de las campañas.

Aunque haya una pronta solución, lo que ha pasado hasta ahora va dejando una huella difícil de borrar, la cual será tema hasta el día de las elecciones, gane quien gane.

Si Anaya pierde, dirá que se debió a la PGR, la cual se le fue encima con el aval del Gobierno Federal. Si resulta ganador, dirá que logró la victoria a pesar de que se le fueron encima con toda la caballería.

La percepción generalizada es que, efectivamente, el gobierno se le está yendo con todo a Anaya. Que está haciendo todo lo posible para disminuirlo, utilizando a las instituciones del Estado para, con ello, intentar hacer una elección de dos: López Obrador y José Antonio Meade, el candidato ciudadano no priista que se está teniendo que hacer priista.

Hay muchas dudas para los dos lados. El Presidente y la PGR dicen que todo está en el marco de la ley; ayer Peña Nieto aseguró que no se va a meter en las elecciones para nada; que lo que sí va a hacer es ir a votar el primero de julio.

Lo que es definitivo es que mientras la PGR no sea una institución autónoma es difícil imaginar que en asuntos tan importantes y trascedentes como éste, las miradas, y quizá también las decisiones, no pasen antes por Los Pinos. Por más que aseguren que no se están utilizando las instituciones para atacar a Anaya, el imaginario colectivo está en que sí se están usando para ello.

La carta de un grupo de ciudadanos al Presidente en torno a “el uso del MP federal para perjudicar al candidato del Frente por México, Ricardo Anaya, erosiona aún más las instituciones…”, es parte de lo que se interpreta en muchos ámbitos sobre la acción de la PGR.

Está también el otro lado de la historia. La PGR asegura que ha hecho una profunda investigación en la que ha ido descubriendo una maraña que tiene como eje el manejo de dinero a terceros y cuatro países para lavarlo; al tiempo que se han detectado, derivado de ello, compras inexplicables de propiedades por parte de Anaya y su familia política.

Hace algunos días le hablábamos de que lo peor que le puede pasar a un candidato es tener algún flanco abierto. Todo indica que Anaya está en esta tesitura.

La PGR debe citar oficialmente a Anaya para que el propio candidato y la sociedad sepan de qué se le acusa y, sobre todo, para que con base en ello escuchemos las razones de Anaya.

Hoy todo se remite a un juego de vencidas propagandístico. La PGR debe actuar ya; no hacerlo la debilita. Día que pasa sin una acción concreta, día en que Anaya se fortalece y victimiza.

RESQUICIOS

Así nos lo dijo ayer Juan Carlos Álvarez (padre de Juan Carlos, estudiante que murió en las instalaciones del Tec CDMX, el 19 de septiembre): El Tec ha sido indiferente ante nuestra tragedia. Dijeron, junto con la delegación, que no iban a demoler el plantel hasta que no tuvieran un informe detallado y profesional de los peritos. Que no lo harían hasta conocer las causas por las cuales varios edificios quedaron inservibles y el por qué se colapsaron los puentes, donde murió mi hijo.

La semana pasada hicieron una ceremonia que fue faramalla para informar que iban a demoler los edificios. Estamos desesperados; la impunidad está totalmente del lado del Tec. Se lavan las manos y dicen que son las constructoras, como si no tuvieran también responsabilidad.

Cada vez que planteamos el tema nos dicen que no nos metamos, porque son muy poderosos. Lo que queremos es que tengan el valor civil y que nunca se repita lo que le pasó a mi hijo y a los otros cuatro estudiantes.

No hemos recibido ayuda y dicen que están cerca de nosotros; es pura faramalla.