PIB por habitante

Cae presunto secuestrador en Guerrero; liberan a víctima
Por:
  • larazon

La economía mexicana retrocedió -6.5% en términos reales durante el año pasado, la mayor caída desde 1931. Pero medido en dólares el promedio por habitante se desplomó -20.2 por ciento. En esta ocasión pegó más la depreciación del peso que la recesión productiva.

La medición del tamaño y la dinámica de la economía de un país inician con volumen y el crecimiento del Producto Interno Bruto, conocido como PIB, el cual puede ser definido como el valor de los bienes y servicios de demanda final (consumo, inversión y exportaciones netas) producidos en un periodo determinado.

A principios de esta semana, el INEGI informó sobre el comportamiento durante el 2009 del PIB en términos reales (es decir eliminado el efecto de la inflación), el cual registró un retroceso de -6.5%, la peor caída desde hace casi 80 años.

Ayer, comunicó su estimación del PIB en términos nominales, que durante el año pasado sumó 11.8 billones de pesos, que significa una variación negativa anual de -2.5%. La diferencia entre ambas tasas es la inflación registrada para todos los bienes y servicios del país, conocida como Deflactor Implícito del PIB, de 4.3 por ciento.

Para efectos de hacer una comparación de nuestro país con respecto al resto del mundo, podemos obtener primero el PIB en dólares, dividiendo el valor del producto a precios corrientes entre el tipo de cambio promedio del 2009. Utilizando el dólar Fix (para solventar obligaciones en moneda extranjera en fecha de liquidación) tenemos que el PIB ascendió en ese año a 876 mil millones de dólares, una caída de -19.2%. Con este indicador, México es la economía número 13 en el mundo.

Dividiendo entre la población promedio, calculamos el promedio hipotético del ingreso de cada mexicano: 8 mil 144 dólares, que significa -20.2% comparado con el correspondiente al 2008. Considerando el PIB percápita México cae al lugar 57 a nivel mundial.

Esta significativa caída podemos descomponerla en los factores que la generaron en ese año: El aumento de la población significó 4% del total; la caída del producto nominal, 11%, y la depreciación del peso con respecto al dólar, 85 por ciento.

Esto demuestra que para lograr mejores niveles de desarrollo, es tan importante la estabilidad como el crecimiento.

manuel.herrera@3.80.3.65

rgr