¿Quién encabezará la Constituyente?

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

La dinámica de la Asamblea Constituyente, por quienes la integrarán, lo atípico de su conformación y el contrarreloj con el que trabajará ―la Constitución debe aprobarse antes de febrero próximo―, la vuelven atractiva para analizar.

Vale la pena tener en claro que ningún partido tiene ni el 30% del total de 100 diputados, lo que dificultará la construcción de acuerdos y volverá necesaria una operación sofisticada. Del PRD, más los designados de Miguel Ángel Mancera, serán 29, seguidos de los 22 de Morena, 21 del PRI ―incluidos los designados del Presidente Peña Nieto―, 14 del PAN, tres del Verde, tres de Encuentro Social, tres de Nueva Alianza, dos de Movimiento Ciudadano y un independiente. En stand by hay un par de vacantes que dejaron PT y Morena, en el Senado y la Cámara de Diputados, respectivamente.

Para la aprobación de la Constitución se requiere el voto de dos terceras partes ―67 legisladores―. Se necesitarán los votos de tres de los cuatro partidos con mayor representatividad.

De entrada, la presidenta decana será la fundadora del sol azteca Ifigenia Martínez, quien llegó electa por el PRD. Ella abrirá los trabajos y conducirá la conformación de la Mesa Directiva, que debería recaer en la primera fuerza, PRD. Para la elección de la presidencia se necesitan las mismas dos terceras partes. De esa primera votación dependerá, en buena medida, la correlación los próximos meses.

Un cálculo que se hace en el equipo del Jefe de Gobierno es que presida la Asamblea alguien con trayectoria, que no milite en ningún partido pero sea de izquierda. Los nombres de Alejandro Encinas, Cuauhtémoc Cárdenas o Porfirio Muñoz Ledo, quienes llegarían designados, son los que más se mencionan como posibilidad de desarticular el NO con el que llegará Morena. Otro que ha levantado la mano es el consejero Jurídico del Gobierno capitalino, Manuel Granados, pero antes tendría que ser designado y, frente a los otros tres personajes, se queda corto, aunque es de toda la confianza de Mancera. También tienen interés Jesús Ortega, líder de Los Chuchos, y Julio César Moreno, que encabeza Nueva Izquierda en la capital ―aunque cada vez está más cerca de Vanguardia Progresista, de Héctor Serrano―, pero no concilian posturas al interior del sol azteca. Fuera de su partido, menos.

Un escenario a considerar es que el PRD renuncie a la presidencia para garantizar votos del PRI y el PAN. Ahí los senadores priistas Enrique Burgos o Raúl Cervantes, por su conocimiento como constitucionalistas, tendrían chance. También los panistas Santiago Creel, Roberto Gil o Federico Döring. El primero, cierto, trae la mira puesta en su partido más que en la grilla local, pero ya fue candidato a Jefe de Gobierno. El segundo está por concluir su periodo como presidente del Senado, donde tendió puentes en diferentes niveles. Y el tercero ha sido diputado local y federal por la CDMX, además de senador, y quedó agraviado al no ser nombrado por Ricardo Anaya presidente de la Mesa Directiva en San Lázaro. Sería una forma de cerrar heridas.

¿Quiénes coordinarán los grupos parlamentarios e incidirán en la toma de decisión? De eso nos encargamos mañana.

-Off the record... Nadie descarte una presidencia rotativa en la Constituyente y que a cada uno de los grandes le toque un mes. La fórmula ya se usó en la ALDF y le funcionó al PRD-Mancera para sacar acuerdos… A propósito de la ALDF, aunque a nivel federal tuvieron plenarias separadas, en la capital del país, PRI y Verde ―sólo tres diputados― irán juntos. Hoy arranca en los rumbos de Cuajimalpa.

m.lopez.sanmartin@gmail.com

Twitter: @MLopezSanMartin