Sábado 19.09.2020 - 23:26

Quien va a pagar el desastre en Masaryk

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Una obra que, se proyectó, costaría 150 millones de pesos pero cuyo valor ascendió a 460 millones de pesos —en una adjudicación directa—, y que no sirve.

Un desastre en el cual todos se lavan las manos y nadie asume responsabilidad. Un caos en el que hay nombres y apellidos de los culpables, pero ¿habrá ánimo de rendición de cuentas y sanción? Masaryk se llama la tragedia. Una que, no pocos, se han pasado como papa caliente.

“Queremos que sea accesible, caminable, visitable, turística, que se compare con la Quinta Avenida”, dijo el entonces jefe delegacional en Miguel Hidalgo,Víctor Romo, en septiembre de 2013. Nada se cumplió. ¿Es su responsabilidad? Tampoco es exacto.

Vamos por partes. Hace unos días ante lo evidente —el deterioro en las calles, las banquetas, la omisión de soterrar el cableado eléctrico en toda la avenida—, y entre dimes y diretes, quien concluyó el periodo de Romo, cuando éste se fue a hacer campaña para diputado a la ALDF, Humberto Morgan, señaló que la responsable de cualquier reparación es la administración actual, que encabeza Xóchitl Gálvez, pues, dijo, él le “entregó la obra”. La delegada desconoció el documento y el asunto, lejos de arreglarse, se enredó. Pero no es tan complejo.  La realidad es que Morgan sólo dejó una copia en una caja en la Dirección de Servicios Urbanos y jamás le entregó ni recibió acuse de la jefa delegacional. Pero, aunque eso hubiera ocurrido, sería lo de menos. No debió haber recibido algo que no estaba concluido. Hacerlo era tanto como reconocer que la obra estaba terminada.

Un simple vistazo daba cuenta de que no era así: el cableado eléctrico, por ejemplo, sigue colgando sobre la avenida. ¿No lo vio? ¿Fue omiso? ¿Cómplice? Llama la atención, además, que Morgan  firmó de recibido, pero lo hizo solo, sin la rúbrica de la Dirección deObras, Servicios Urbanos y Jurídica.Del mismo modo Dyhana Quintanar, quien como Autoridad del Espacio Público (AEP), fuera la responsable de la ejecución, no debió haber ni recibido la obra de Grupo Indi —el contratista— ni mucho menos entregarla a la Miguel Hidalgo, pues no estaba concluida. Quintanar, separada del cargo por Miguel Ángel Manceratras revelarse un audioescándalo por presunta corrupción el año pasado, es quien manejó de principio a fin los tiempos y los recursos de la remodelación de Masaryk, y sus formas huelen mal.

La AEP estaba obligada a aplicar la garantía por vicios ocultos al contratista, y nunca lo hizo. Esa omisión es tanto como aceptar que todo estaba al 100%.

No sólo nadie cobró a Grupo Indi —que además, en el camino, extrañamente recibió por parte de la anterior administración el terreno que está frente a la jefatura delegacional por 40 años— por los vicios ocultos, sino que la constructora busca cobrar vicios adicionales.Han pasado un año y un mes de la apertura de la que sería la Quinta Avenida mexicana y el desastre es de escándalo. ¿Quién va a pagar por él? Quintanar y Morgan  son los primeros apellidos que se vienen a la cabeza…

  Off the record… ¿O será que Humberto Morgan firmó, más que convencido, presionado o inducido? Porque ahora es flamante funcionario de la Secretaría de Movilidad del Gobierno de la CDMX… A propósito de Masaryk: 100 millones de pesos, calcula el equipo de Xóchitl Gálvez, faltan para concluir la obra. ¿De dónde saldrán?

m.lopez.sanmartin@gmail.com

Twitter: @MLopezSanMartin