Reservas históricas

Trabajadores de la Cuauhtémoc protestan de nuevo en sede delegacional
Por:
  • larazon

Al pasado viernes 18 de junio las reservas internacionales del país superaron los 100 mil millones de dólares, una cifra nunca antes vista y que permite “blindar” al país frente a posibles contingencias financieras internacionales.

Pues el Banco de México, gobernado por Agustín Carstens, sí “anotó un gol, al acumular un nivel de reservas internacionales que no tiene precedente: de 100 mil 096 millones de dólares. Sin excluir los pasivos menos de seis meses (que se componen principalmente por las cuentas corrientes en moneda extranjera del gobierno federal y de Petróleos Mexicanos) las reservas brutas alcanzaron 103 mil 123 millones de dólares.

Así, muy lejos quedaron aquellos tiempos, allá a finales del 1995, cuando las reservas internacionales del país sin considerar los préstamos del Fondo Monetario Internacional, llegaron incluso a ser negativas. Sí, y tal vez usted no lo recuerde, pero las arcas de la Nación se encontraban en ese entonces vacías.

En cambio ahora y pese a la reciente crisis internacional, el país cuenta con activos internacionales que le permitirían enfrentar con mayor fortaleza cualquier choque externo y que es una buena carta de presentación para futuras emisiones y refinanciamientos de deuda externa.

¿Cómo se acumuló esa cantidad? La principal fuente de acumulación de divisas ha sido Pemex, que de 1996 a la fecha ha aportado 189 mil 812 millones de dólares.

En cambio, el gobierno federal es el principal usuario de las reservas internacionales, que en los últimos 15 años ha comprado 66 mil 923 millones de dólares.

En operaciones del mercado, que incluye todo tipo de esquemas de intervención directa o mediante reglas preestablecidas, ya sea de compra o venta, se registró una salida neta por 50 mil 334 millones de dólares.

El resto, 31 mil 378 millones de dólares, corresponde a intereses generados por la inversión de la reserva internacional, el cambio de valor de las distintas divisas que la integran, así como los resultados de las operaciones de compra venta de valores, divisas y oro, entre otras.

Pensándolo bien...… nada mal para un régimen cambiario de libre flotación que en teoría no necesita acumular reservas en el banco central.

e-mail: manuel.herrera@3.80.3.65