Si, justicia para Ruben Espinosa… y para Nadia, Alejandra, Yesenia y Nicole

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Raymundo Sánchez

Flaco favor hacen al gremio periodístico quienes se desgarran las vestiduras limitando la exigencia de justicia para una de las cinco víctimas del multihomicidio en la colonia Narvarte: el fotógrafo de Cuartoscuro, Rubén Espinosa. Su obcecación por encontrar tras el crimen la mano de un gobierno los hace olvidar que hay cuatro mujeres muertas, que fueron brutalmente torturadas, violadas..., pero sin credencial de prensa.

Caen en la clasista división de “ciudadanos de primera y de segunda”: el periodista es lo que importa; a ellas las mandan a un plano secundario y en su narrativa casi no existen. Apenas empiezan a exigir “justicia” para Nadia Vera. Y eso porque, ahora se sabe, en vida también se dijo amenazada por el gobierno de Veracruz. De Yesenia Quiroz, Nicole y Alejandra —ésta última empleada de limpieza— ni hablan ni se preocupan.

¿Quién exige justicia para ellas? Porque a todas luces es un feminicidio que debe indignar no sólo al gremio periodístico, sino a la sociedad. Y sí, que se haga justicia, pronta y expedita, para el fotógrafo Espinosa, y si hay pruebas de que el crimen fue por su labor profesional que se castigue a los responsables, aunque sean gobernadores. Pero también para Alejandra, Nicole, Yesenia y Nadia.

 

Salió lengua larga la diputada federal panista María Concepción Ramírez, mejor conocida como “Conchita”. Esta legisladora que respalda a Javier Corral para la dirigencia del PAN, se inventó la semana pasada que Ricardo Anaya había dejado la fracción parlamentaria con un faltante de 20 millones de pesos. Por supuesto no mostró ninguna prueba y andaba muy campante pensando que no pasaría a mayores.

Pero su coordinador de bancada, Marcelo Torres, ayer la balconeó: “lamento que la diputada Concepción Ramírez esté llevando estas situación, que es falsa, a un ámbito eminentemente político: Conchita es parte integrante de la planilla de Javier Corral y veo que en un ámbito de desesperación, o incluso difamatorio, están argumentando hechos totalmente falsos”.

Por cierto, como Corral, Conchita también es pluri, por obra y gracia de Gustavo Madero.

 

En su plan de aprendiz de dictador, el dirigente de Morena, Martí Batres, despotricó contra su ex candidato a la delegación Benito Juárez, Jesús González Schmal, porque aceptó del Jefe de Gobierno, Miguel Mancera, el cargo de Autoridad del Centro Histórico de la Ciudad de México.

“Reitero nuestro rechazo a la actitud deshonesta de González Schmal. Con toda claridad le pedí que no aceptara el cargo en el GDF”, escribió Batres, ayer, en Twitter. Sólo hizo notar que su ex abanderado lo mandó por un tubo. A él y a su instrucción.

 

Lo dijo el líder nacional del PRI, César Camacho, como si se lo fueran a creer: que los 11 mil consejeros priistas (nacionales y estatales) serán los que elijan al nuevo dirigente nacional de su partido. Pero suena, mucho, que el ungido es Aurelio Nuño

raymundo.sanchez@3.80.3.65

Twitter: @r_sanchezp