Y si gana El Bronco

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Javier Solórzano Zinser

Los candidatos independientes son un intento de respuesta a la insatisfacción que provocan los partidos y la forma de hacer política. Son parte de la inconformidad y responden a lo que los partidos no están haciendo.

La reunión que tuvieron hace algunos días diferentes candidatos en la Ciudad de México mostró algo del peso que ya empiezan a tener y de cómo han ido ganando espacios.

Los partidos se siguen viendo hegemónicos, que si bien lo son no han reparado en que son la razón de ser de las candidaturas independientes. La escasa capacidad de autocrítica de los partidos los viene llevando, desde hace varios años, a un aislamiento riesgoso.

¿Son los candidatos independientes la solución al cuestionado sistema de partidos? ¿Son una propuesta real para la sociedad? Lo que sucede en otras naciones genera posibilidades interesantes debido a que los gobiernos se construyen con base en alianzas. Los independientes pueden formar parte de los gobiernos y pueden tener un lugar y posiciones.

En Nuevo León se están cambiando los esquemas. Si las tendencias se mantienen el candidato independiente Jaime Rodríguez, El Bronco, podría ser el futuro gobernador de uno de los estados más poderosos del país, económicamente hablando.

Cómo le va a hacer El Bronco para gobernar si no tiene un instrumento institucional, o sea partido político, que conste que para bien y para mal. Cómo le va a hacer para relacionarse con el Legislativo, que es el que da el visto bueno a las reformas y a la creación de leyes. A través de quién o quiénes lo va a hacer si no tiene legisladores en la Cámara.

El eventual triunfo de El Bronco puede ser una gran noticia para el país y para nuestra democracia, aunque a veces camine a tumbos. Pero también puede ser una frustración cuando esté sentado en la silla y no tenga alianzas, ni legisladores que le permitan lograr lo que hoy promete y que es lo que

le ha permitido ir ganando un importante número de simpatizantes.

En el papel todo resulta atractivo. El problema va a estar en el cómo hacer posible las cosas. La política no se distingue precisamente por actos de solidaridad o cuestiones de esta naturaleza. Los partidos no dejan espacios de maniobra para nada y sería algo excepcional que aparecieran en el Congreso local, y quizá en la Federación, alianzas con quien les ganó la gubernatura; se la van a cobrar.

Desde donde se vea el tema Jaime Rodríguez, junto con él otras y otros candidatos, es un hecho que le están cambiando la cara en más de algún sentido a la política mexicana. Los partidos se deberían estar dando cuenta de que algo está cambiando y que en buena medida se debe a la exigencia de hacer las cosas diferentes, lo cual se debe a lo que ellos han hecho y han dejado de hacer.

 RESQUICIOS.

Así nos lo dijeron ayer:

* Para que el Metro pueda resolver todos sus problemas se requiere de que se le invierta al menos su presupuesto de tres años: Bernardo Navarro, investigador de la UAM.-X

solorzano52mx@yahoo.com.mx

Twitter: @JavierSolorzano