El Lago de los Cisnes regresa con alta tecnología

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto Especial

Trescientas pantallas LED y una de agua, así como cinco mil luces de alta tecnología, fueron parte de la escenografía de la coreografía, El Lago del los Cisnes, en su 39 temporada que inició ayer, en el Bosque de Chapultepec.

La pantalla de agua, de 17 por siete metros, proyectó en 2D tres escenas del ballet: Hechizo, Cazadores y Hechizo final y batalla.

“Estamos trabajando para traer un show que refleje lo maravilloso del ballet y se compagine con las tecnologías, esto traerá un nuevo público que año con año llena las presentaciones”, explicó a La Razón Laura Morelos, directora de la Compañía Nacional de Danza (CND), agrupación que participa en este ballet, creado en Moscú a finales del siglo XIX por Lev Ivanov y Marius Petipa.

En la velada mágica de ayer, con 70 bailarines en escena, árboles fueron iluminados con un azul que simulaba la luz de la luna. La regiomontana Greta Elizondo, encarnó al cisne blanco, y el originario de Guadalajara, Argenis Montalvo, dio vida por segundo año consecutivo al príncipe Sigfrido.

La coreografía cuenta la historia de amor entre el príncipe Sigfrido y Odette, el cisne blanco, y Odile, la princesa hechizada como cisne negro por el villano Von Rothbart.

En esta ocasión la compañía dancística, realiza una colecta a favor de la niñez, como parte del programa “La danza de los juguetes”, que consiste en invitar al público que asiste a las funciones, a donar un juguete nuevo.

Se reciben aquellos que no sean bélicos y que no requieren pilas. Los juguetes se entregarán a menores de escasos recursos en el mes de abril, como parte de las celebraciones del Día del Niño.

Asimismo, la agrupación planea realizar varias funciones para niños de zonas marginadas en el Distrito Federal, como el teatro Ángela Peralta, donde ofrecerán la función La fille mal gardée.

Las funciones de El Lago de los Cisnes, estrenado por primera en 1887 en el Teatro Bolshói de Moscú, Rusia, estarán hasta el 29 de marzo, de miércoles a domingo, a las 20:00 horas. La puesta en escena tuvo una asistencia de más de 42 mil personas el año pasado.