Exhiben el Mexico entre rieles que retrato Rulfo

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Fotos Cortesía Fundación Juan Rulfo

Cuatro años antes de que se construyera el conjunto habitacional Nonoalco Tlatelolco en los terrenos pertenecientes a Ferrocarriles Nacionales de México, el escritor Juan Rulfo retrató la vida cotidiana de maquinistas en las vecindades de la colonia Guerrero, donde habitaban, en su mayoría.

Con su cámara Rolliflex 6x6 tomó cerca de 140 fotografías de este cuadro que reflejaba la miseria en que vivían los ferrocarrileros y jubilados, quienes construían sus casas en furgones y vagones abandonados. También captó imágenes de la ex Aduana de Santiago, las estaciones de Tlatilco, Peralvillo, Lerdo y Tacuba.

Ahora, estas fotos se muestran en la exposición En los ferrocarriles: Juan Rulfo, que reúne 62 fotografías vinculadas al documental Terminal del Valle de México, del director Roberto Gavaldón, quien por encargo de Ferrocarriles Nacionales de México investigó el caos que generaba la terminal en la colonia Guerrero.

“Hay algunas imágenes de vecindades que estaban en la colonia Guerrero, habitada por los ferrocarrileros porque les quedaba a un paso de su trabajo; también, cerca de la avenida Hidalgo, un lugar ciento por ciento urbanó”, explicó a La Razón Víctor Jiménez, director de la Fundación Juan Rulfo, institución que cuenta con un acervo de seis mil negativos de las instantáneas que tomó el autor de Pedro Páramo.

La exhibición explora el trabajo del narrador jaliciense como fotógrafo ya que antes de darse a conocer como escritor práctico este oficio: a los 17 años publicó su primera foto en la revista América.

Su pasión por los ferrocarriles no sólo está reflejada en sus imágenes, también en textos como Paso del Norte y El llano en llamas, en este último con la escena del descarrilamiento de un tren.

La labor del autor de El Gallo de Oro como fotógrafo, llegó a ser tan relevante que la escritora Susan Sontag lo catalogó como “el mejor fotógrafo latinoamericano en su momento”, en el libro 100 fotografías de Juan Rulfo.

“Lo que queremos mostrar en la exposición es que Rulfo no fue el fotógrafo aficionado que toma aquello que ve sorpresivamente en la calle sino que son proyectos estructurados, era un fotógrafo profesional”, destacó Jiménez.

Si bien, en aquella época no había escuelas de fotografía, subrayó, la “referencia más importante en su trabajo y fuente de inspiración fue el estadounidense Wolker Evans, quien tomó fotos de la gente en el ambiente de la Gran Depresión”.

Y es que la “escuela” que lo formó como fotógrafo está “en su biblioteca: alrededor de 600 o 700 de fotografía, algunos datan de los años 30”, explicó.

El novelista hizo fotografías de arquitectura, paisaje, retratos y tomas de la vida cotidiana en la Ciudad de México.

“La mayoría de las imágenes están agrupadas en trabajos, en muchos casos vinculados al mundo del cine, otros, relacionados a otro tipo de pedidos que le hacían, por ejemplo, para la Comisión del Papaloapan que se creó para hacer una presa, tomó muchas fotos de Oaxaca —que son las más conocidas de él— con músicos e instrumentos musicales. Hay otras que son poco conocidas como las vinculadas al mundo de la danza”, señaló Víctor Jiménez.

La muestra En los ferrocarriles: Juan Rulfo se exhibe en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco hasta el próximo mes de junio.