Inauguran exposicion " Por que tan chiquito pintaba El Corcito "

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Notimex

Con más de 200 obras, entre óleos, dibujos, documentos y fotografías, el Museo Dolores Olmedo Patiño rendirá un homenaje a quien fuera el mayor exponente del costumbrismo en la pintura mexicana del siglo XX, Antonio Ruiz (1895-1964), "El Corcito", al inaugurar el próximo 15 de agosto la muestra "¿Por qué tan chiquito pintaba El Corcito?".

En rueda de prensa, Carlos Phillips Olmedo, director de ese museo, afirmó que se trata de la primer retrospectiva de este artista, tras 20 años de la última realizada en el Museo Nacional de Arte (Munal).

Indicó que la presente exposición es un acercamiento a la obra de este artista, cuyos retratos de la vida en la Ciudad de México, pintadas durante la década que va de los años 20 al 40, exploran la intimidad psicológica de los habitantes de una urbe que cambiaba irremediablemente ante el paso inexorable a la modernidad.

Dijo que "El Corcito", artista multifacético, quien a través de su obra pictórica, en su mayoría de pequeño formato, fue un fuerte crítico, no sólo de los movimientos artísticos de su época, como el muralismo, sino también de los personajes populares e intelectuales y los acontecimientos sociales de su tiempo, los cuales retrataba con un particular humor sarcástico.

De acuerdo con Olmedo, la exposición mostrará al público las diversas etapas formativas y procesos creativos experimentados por "El Corcito", para evidenciar las fuentes que consolidan su propuesta estética e iconográfica.

El academicismo, el Método Best Maugard, su incursión en el cine, el teatro, la danza y la poesía, en la escenografía, hasta llegar a la consolidación de una iconografía propia, legítima y alterna a la de la gran pintura mural, en la que destaca su disciplina dibujística.

Al respecto, José Ramón San Cristóbal, director general de Promoción Cultural, Obra Pública y Acervo Patrimonial de la Secretaría de Hacienda, entidad responsable de la curaduría de la muestra, celebró que tras cuatro años de negociaciones se presente una muestra de este "crítico de la sociedad mexicana".

"Presentar sólo las obras pictóricas y algunos dibujos que cobran valor artístico dará como resultado curatorial una exposición lúdica y artística en todo su sentido", expresó.

Sin embargo, se pretende que la muestra exhiba el rostro humano del artista que empuñó el lápiz y pincel para que ahora podamos apreciar sus obras.

"Por ello, a lo largo del discurso visual y estético en exposición, se desarrolla otro paralelo, aludido por la serie de documentos y fotografías que nos develan el temperamento de uno de los artistas más representativos de la plástica de la primera mitad del siglo XX", expresó.

San Cristóbal recordó a "El Corcito" como uno de los artistas más representativos de la pintura de caballete del siglo XX.

Agregó que esta muestra "contribuye en la formación del conocimiento y la apreciación sobre la obra de este artista, al centrar sus contenidos en las trayectorias artístico-formativas que hicieron de `El Corcito" un artista significativo del devenir de la plástica en los inicios de la modernidad en México.

Es de resaltar que la exposición presenta los procesos creativos que este pintor siguió desde la configuración a lápiz de su idea artística, hasta su materialización pictórica en el lienzo final.

Un repertorio de personajes, episodios y situaciones satíricas, engendradas en la tradición urbana, impregnar la obra de Antonio Ruiz, para mostrar "otra cara" de la pintura de la posrevolución.

De acuerdo con San Cristóbal, exhibir la obra de "El Corcito" en este espacio, mueve a invitar a las personas para que contrasten la producción de este artista mexiquense con las obras de Frida Kahlo, la cual se autodefinía como "gran cuate y camarada" de Antonio Ruiz.

"Como parte del colegio de profesores que colaboró con él en su proyecto educativo en `La Esmeralda", Frida Kahlo no sólo llevó una buena relación con Antonio Ruiz, sino también, hallamos afinidad artística en sus obras, puesto que ambos creadores hicieron de la sencillez de la vida cotidiana, los asuntos primarios de sus pinturas", apuntó.

A decir de sus organizadores, la obra de "El Corcito" se fusionó a otros lenguajes y formas de ver el mundo propias de la modernidad, como el cinematógrafo. El resultado: pequeños cuadros construidos con rigor de mostrar el espacio como un escenario concebido a manera de microcosmos.

Luisa Barrios Honey Ruiz, nieta del artista, dijo que la muestra exhibe también una serie de cartas de contemporáneos de Antonio Ruiz, como Frida Kahlo, Gabriel Fernández Ledesma, Roberto Montenegro, Rufino Tamayo, Miguel Covarrubias, Ernesto "El Chango" García Cabral Gerardo Murillo "Dr. Atl".

"Son cartas dirigidas a mi abuelo en un tono amistoso y algunas de ellas, confirman una cierta solidaridad con los procesos culturales del momento, como lo fue la creación de la escuela La Esmeralda; así como insuficiencias presupuestales que existieron en ese momento", señaló.

La muestra se presenta a través de cuatro núcleos temáticos: Formación (1914-1921), Cauces de modernidad (1921-1925), Imaginario de lo propio (1921-1935) y Nacionalismo alterno (1936-1964).

"Más que una exposición retrospectiva, se trata de desarrollar museológicamente cómo Antonio Ruiz logró configurar una iconografía que fue origen y causa de los paradigmas y ethos propios del México posrevolucionario.

"Reivindicando, a la vez, el valor de la pintura de caballete, cuyo tamaño no es proporcional a la carga significativa y mordaz de los mensajes que contiene y transmite", concluyó María de los Angeles Sobrino, miembro del equipo curato rial de la muestra.

"Por qué tan chiquito pintaba El Corcito?" estará abierta al público hasta el próximo 15 de noviembre.

agp