Mexico, Argentina y Venezuela abren Festival de Cine Macabro

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Fotos Cortesía Macabro

La mesa está servida. Todo está listo para la inauguración del Festival de Cine Macabro, que se realizará el próximo 19 de agosto en el Museo de la Ciudad de México. Y si en algo coinciden los organizadores y participantes de este año es que la oferta latinoamericana es cada vez mayor. En esta ocasión, dos películas argentinas, dos brasileras, dos mexicanas y una de Venezuela entran en competencia en la selección oficial de largometrajes, compuesta por un total de 14 producciones.

“En estos momentos, el género en Latinoamérica está viviendo un boom. Hay una especie de movimiento que se está desarrollando en varios países. Esta selección es una muestra de lo que está pasando. Los países con más desarrollo en este aspecto son Argentina, Brasil y México”, asegura Edna Campos, directora del Festival, que este año centra su temática en el cine de género contemporáneo.

Esta visión es compartida por el director de cine Diego Cohen, quien presentará el largometraje Perdidos que se estrenó el año pasado en el Mórbido Film Festival. “La evolución del horror no es sólo en México, es un toda Latinoamérica. Lo podemos ver en Venezuela con La casa del fin de los tiempos y en Perú con El ente”, manifiesta.

La cineasta Gigi Saúl Guerrero, que este año estrena el cortometraje Madre de Dios y el video musical Paloma, apunta: “ya no hay tantas historias originales. Por ejemplo, en Hollywood están haciendo muchos remakes. Eso a mí no me gusta. Es un momento muy bueno para nuevas historias o por lo menos para agarrar algo viejo y convertirlo en algo diferente”.

La organizadora del festival agradece la fidelidad de las personas que acuden al evento. “Tenemos un público que nos sigue desde que empezamos que va con nosotros y otros que nos han ido conociendo con el paso del tiempo y siguen la propuesta del festival cada año. Ya hay una especie de comunidad: ya saben dónde buscar las películas, que hay diversos eventos y que pueden acudir a cualquiera de ellos. Cada vez es más amplio el gusto que hay por el cine de terror”, expresa

Sin embargo, es esta misma aceptación lo que le ha impuesto nuevos retos al certamen, que este 2015 cumple 14 años. “Financiar un festival como éste, que cada vez es más grande, es complicado. Obviamente se logra el apoyo. Muchas empresas creen y se identifican con el festival, lo apoyan. Pero hay que cubrir necesidades nuevas. El hecho de tener una economía que no es tan estable afecta a todos los eventos culturales”, afirma Campos.

La locura como eje central. Este año la programación del Festival de Cine Macabro incluye un par de retrospectivas dentro del concepto de la locura: “el de la locura monstruosa pero también de aquella que abre las puertas y que hace que uno sea creativo y libre”, señala Campos.

Entre las actividades especiales destaca el montaje Una página de locura con performance de Fernando Huerta Zamacona. “El discurso de la momia propone al espectador un recorrido a través de distintas relaciones escénicas: cine, teatro, danza y conferencia”, explica el director de la puesta en escena, Luis Alcocer Guerrero.

El público del festival también podrá apreciar la exposición El diseño está podrido: Antología gráfica, de Zinema Zombie, de Pablo Marín, que engloba cuatro temas principales: la mujer (eternamente joven), las vísceras, el amor y la juerga. La muestra se inaugurará el 21 de agosto en la Casa del Cine.

Los amantes del arte tienen otra opción: Atrapados. Exposición de fotografía de Sandra Monroy Mandujano, a partir del 20 de agosto en la galería FotoCreativa en el centro de la ciudad.