Publican memorias de Cabrera Infante

Inaugura Borge Museum of Wonders en Playa del Carmen
Por:
  • larazon

Por Carlos Olivares Baró

La mítica casa de la calle Gloucester Road en Londres donde el escritor cubano Guillermo Cabrera Infante (Gibara, 1929–Londres, 2005) vivió durante su largo exilio, guarda —bajo la celosa custodia de la actriz Miriam Gómez, viuda del autor de Mea Cuba— manuscritos, papeles, y notas de valor invaluable para los amantes de la literatura cubana. La “autobiografía” del narrador, Cuerpos divinos, acaba de ser publicada en España por Galaxia Gutenbergy y llegará a México la segunda semana de marzo.

“Le dolía. Luchaba para escribirlo”, revela la viuda del Premio Cervantes 1997. Confesiones que recorren el periódo de 1958 a 1962. “Memoria–velada” le gustaba decir a Cabrera Infante. “No estoy listo para escribir mi biografía; escribo recuerdos del recuerdo desde el atrevimiento de recordar”, comentaba.

Cuenta Miriam Gómez que su marido emprendía la escritura de estos papeles completamente desnudo bajo la luz de una lámpara. “Me aterraba saber qué podía contar. Yo temblaba cuando cogí el libro. Me lo llevé a la cama y temblaba. ¿Cómo voy a aparecer yo? Pero ya tengo 70 años y no me importa nada. Guillermo era un loco de las mujeres y era un hombre enamorado”.

Revelaciones eróticas, reflexiones políticas, amigos, cine, música, exilio y literatura en un manual de casi 600 folios. Libro trunco pero de alto valor testimonial. “En él se encierra todo el dolor” del autor de Tres tristes tigres, confiesa Gómez. A cinco años de la desaparición física del novelista cubano, el 22 de febrero de 2005, se publican estos cuerpos divinos que repasan, según él mismo, “la mejor época” de su vida.

“Quedan notas, muchas, pero era imposible encajarlas bien. Todas estarán incluidas en las obras completas, pero el libro debía salir así”, explica la actriz. Galaxia Gutenberg anuncia la pronta publicación de todos los papeles del escritor y asimismo de sus obras completas.

Libro de seguro agasajo para los admiradores del autor de Cine o sardina. “La historia no es más que geografía en movimiento, una suerte de isla flotante. Las islas tienden a dominar el continente. Me sé todas esas citas. Son tantas que podrías construir una casa de citas”: un pequeño adelanto. El juego verbal está asegurado.

Esperemos la llegada de Cuerpos divinos a las librerías de nuestro país.

agp