Lunes 28.09.2020 - 16:21

Recordarán con espectáculo a Mario Benedetti

Instruyen a la SEP a entregar información sobre cada universidad pública
Por:

Mario Benedetti, cuenta con más de 80 obras, falleció el 17 de mayo de 2009. Foto: Especial

Con un espectáculo multidisciplinario, que integra danza flamenca, música en vivo y poesía, este martes será recordado el célebre escritor uruguayo Mario Benedetti (1920-2009), quien falleció el 17 de mayo de 2009.

La función, programada en el teatro "El Galpón", de Montevideo, Uruguay, tiene como hilo conductor la biografía de Benedetti, que transita por los momentos alegres y amargos del creador de la novela "Andamios" (1999).

Interpretado por 30 jóvenes bailarinas, el espectáculo está estructurado en tres partes, la primera de ellas se centra en la figura femenina desde la visión de un escritor aun joven; luego continúa con textos que remiten a su militancia política y finaliza con un Benedetti más centrado en el amor, desde la perspectiva de la madurez y donde la presencia de la muerte también está latente.

De acuerdo con la producción del espectáculo, el Centro de Arte Flamenco "La Plazuela", Federico García Lorca, Miguel Hernández y otros, han aportado muchísimo a la literatura flamenca y son textos que ya han sido musicalizados e interpretados infinidad de veces, incluso la obra de Lorca está muy vinculada al flamenco.

Benedetti, sin embargo, nunca había sido abordado desde una perspectiva flamenca y ello suponía un desafío enorme, ya que se carecía de una referencia previa.

Autor de una vasta obra literaria, compuesta por más de 80 obras, Mario Benedetti, quien nació en Paso de los Toros, Uruguay, el 14 de septiembre de 1920, fue un literato de gran trascendencia, su obra puede diferenciarse al menos en dos periodos marcados por sus circunstancias vitales, así como por los cambios sociales y políticos de Uruguay y del resto de América Latina.

Integrante de la Generación del 45, Benedetti desarrolló una literatura realista de escasa experimentación formal, sobre el tema de la burocracia pública, a la cual él mismo pertenecía y el espíritu pequeño-burgués que la anima.

Realizó varios trabajos antes de 1945, año en que inició su oficio de periodista en "La Mañana", "El Diario" y "Tribuna Popular", entre otros.

El gran éxito de sus libros poéticos y narrativos como "Poemas de la oficina" (1956) y "Montevideanos", (1959), le otorgaron el reconocimiento de sus lectores y de la crítica, en gran medida por la índole ética, que lo caracterizaba.

Esta actitud tuvo como resultado un ensayo ácido y polémico titulado "El país de la cola de paja" (1960) y su consolidación literaria en dos novelas importantes "La tregua" (1960), historia amorosa de fin trágico, entre dos oficinistas, y "Gracias por el fuego" (1965), que constituye una crítica más amplia de la sociedad nacional, con la denuncia de la corrupción del periodismo como aparato de poder.

El segundo periodo de Benedetti está marcado por obras que hicieron eco en la angustia y la esperanza de amplios sectores sociales por encontrar salidas socialistas a una América Latina subyugada por represiones militares.

A lo largo de una década Benedetti vivió en Cuba, Perú y España y en consecuencia la represión que vivió su literatura se hizo formalmente más audaz.

Escribió una novela en verso llamada "El cumpleaños de Juan Ángel "(1971), así como cuentos fantásticos "La muerte y otras sorpresas" (1968).

Asimismo, trató el tema del exilio en la novela "Primavera con una esquina rota" (1982).

En su obra poética se vieron igualmente reflejadas las circunstancias políticas y vivenciales del exilio uruguayo y el regreso a casa en textos como "La casa y el ladrillo" (1977), "Vientos del exilio" (1982), "Geografías", (1984) y "Las soledades de Babel" (1991), entre otros.

En el género ensayístico, Benedetti también incursionó haciendo comentarios de literatura contemporánea en libros como "Crítica cómplice" (1988), asimismo reflexionó sobre problemas culturales y políticos en "El desexilio y otras conjeturas" (1984), libro que recoge su labor periodística desplegada en Madrid.

En 1996, Benedetti recibió Premio Morosoli de Plata de Literatura, entregado por la Fundación Lolita Rubial, de Minas, Uruguay.

El mismo año, junto a otros 50 escritores, fue distinguido por el Estado de Chile con la Orden al Mérito Docente y Cultural Gabriela Mistral.

En mayo de 1997 fue investido con el título Doctor Honoris Causa por la Universidad de Alicante y unos días más tarde, el 11 de junio, fue también investido por la Universidad de Valladolid.

El 30 de septiembre del mismo año fue galardonado con el Premio León Felipe, en mención a los valores cívicos del escritor, y para diciembre con otro Honoris Causa en Ciencias Filológicas de la Universidad de La Habana, en Cuba.

Además fue acreedor con el VIII Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, en 1999. Dos años después, en 2001, la Fundación Cultural y Científica Iberoamericana José Martí le concedió el I Premio Iberoamericano José Martí.

Para el 2002 fue nombrado Ciudadano ilustre por la Intendencia de Montevideo, en una ceremonia encabezada por el intendente Mariano Arana.

En 2004 se presentó por primera vez en Roma, Italia, un documental sobre la vida y la poesía del uruguayo, titulado "Mario Benedetti y otras sorpresas", escrito y dirigido por Alessandra Mosca y protagonizado por el propio Benedetti.

El autor repartía su tiempo entre sus residencias de Uruguay y España, atendiendo a sus múltiples obligaciones y compromisos.

Después del fallecimiento de su esposa Luz López, el 13 de abril de 2006, víctima de la enfermedad de Alzheimer, Benedetti se trasladó definitivamente a su residencia en el barrio Centro de Montevideo, Uruguay, pues fue un duro golpe para el escritor y poeta, quien, según confesó, sobrellevó la pérdida escribiendo.

En uno de sus últimos libros, titulado "Canciones del que no canta", alude a su historia personal.

Con motivo de su traslado, Benedetti donó parte de su biblioteca personal en Madrid, al Centro de Estudios Iberoamericanos Mario Benedetti de la Universidad de Alicante.

Dos años antes de su muerte, el 18 de diciembre de 2007, en la sede del Paraninfo de la Universidad de la República, en Montevideo, Benedetti recibió de manos del presidente venezolano Hugo Chávez la "Condecoración Francisco de Miranda", la más alta distinción que otorga su gobierno al aporte a la ciencia, la educación y al progreso de los pueblos.

Ese mismo año recibió la Orden de Saurí, Primera Clase, por servicios prestados a la literatura. La Orden de Saurí es la condecoración más alta de El Salvador.

De acuerdo con los últimos informes de la prensa, el 17 de mayo de 2009 poco después de las 18 horas, Benedetti murió en su casa de Montevideo, a los 88 años de edad.

En el marco de este hecho, el gobierno uruguayo decretó duelo nacional y dispuso que su velatorio se realizara con honores patrios en el "Salón de los Pasos Perdidos" del Palacio Legislativo, en honor al polígrafo que marcó a varias generaciones.

ecb