• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Jugadores de Boston celebran, ayer, el triunfo de la Americana. Foto: AP
Jugadores de Boston celebran, ayer, el triunfo de la Americana. Foto: AP

Los Red Sox se proclamaron campeones de la Liga Americana de beisbol de Grandes Ligas luego de vencer 4-1 a los Astros de Houston, en el quinto juego de la serie, con lo que clasificaron a la Serie Mundial por primera vez en cinco años.

No había mañana para los Astros, pues tenían que conseguir el triunfo para mantenerse con posibilidades en la Liga Americana y acceder a la Serie Mundial por segunda temporada consecutiva.

Los Red Sox, por su parte, tenían el destino en sus manos: ganar el quinto choque ante Houston (el tercero en el Minute Maid Park) y así asegurar su pase al denominado clásico de otoño por primera vez en cinco años.

Justin Verlander y David Price fueron los abridores de los locales y los patirrojos, respectivamente, en la primera entrada ninguno de los dos conjuntos pudo conseguir carreras. En la segunda la situación no cambió, pues ninguno de los dos pitchers permitió que el equipo contrario marcara diferencia a su favor.

Pero en la tercera entrada, Boston se puso 1-0 al frente, tras una carrera producida por Julio Daniel Martínez. Con ello, Justin Verlander perdió una racha de siete años y 26 entradas sin permitir carreras en un partido decisivo de la MLB.

  • El Dato: Justin Verlander, pitcher de Astros, no permitía una carrera en un juego decisivo de Grandes Ligas desde 2011.

En los seis juegos previos de estos playoffs en los que los dirigidos por Alex Cora tomaron la ventaja, eventualmente se llevaron el triunfo y no querían que esta vez fuera diferente.

En el desarrollo del cuarto episodio no se produjeron carreras, y los Red Sox mantenían el as bajo la manga, aunque todavía faltaban cinco episodios para que el duelo finalizara. La quinta entrada tampoco registró movimientos en la pizarra, pero en la sexta alta los visitantes ampliaron su ventaja a 4-0, después de que Rafael Devers bateó un homerun al jardín izquierdo. En ese momento, el Minute Maid Park enmudeció, pues el cuadro de casa ya tenía el partido cuesta arriba.

Tres entradas separaban a los patirrojos de la gloria, y a los vigentes campeones, del fracaso. Para la séptima entrada, la escuadra de Houston confió en el lanzador mexicano Roberto Osuna, quien no tuvo una buena actuación en el juego 4 de la serie, pues durante su estadía en la lomita, los Medias Rojas lograron cinco carreras, vitales para llevarse la victoria por un cómodo 8-2.

Boston también modificó a su pitcher en esa parte del encuentro, cuando ingresó Matt Barnes, quien recibió la primera carrera de la novena de los Astros (tras un bombazo de Marwin González) que así sucumbían 4-1.

El octavo inning llegó y el reloj ya era un enemigo más de la novena liderada por Andrew Jay Hinch. El sinaloense Osuna seguía en la lomita con la misión de evitar más carreras del club visitante… y logró su objetivo. Sin embargo, José Altuve no pudo producir carreras en la parte baja de esa entrada.

Ya solamente restaba un episodio para que los Astros igualaran el marcador y forzaran los extrainnings. Osuna no permitió carreras de los patirrojos, pero José Altuve no produjo ninguna para Houston, por lo que el partido culminó 4-1, para dejar la serie 4-1 a favor de Boston.

Los Medias Rojas esperan al vencedor de la Nacional entre Dodgers y Cerveceros. Los Ángeles están arriba 3-2 y hoy se disputa el sexto de la serie, en Milwaukee.

Compartir