Viernes 15.01.2021 - 15:26

Diego Maradona y Dorados, en una noche de diez

Diego Maradona y Dorados, en una noche de diez
Por:

La presentación de Diego Armando Maradona fue pletórica; tres goles del 10, Vinicio Angulo, uno más de Jesús Escoboza; un segundo tiempo perfecto por parte de Dorados y un resultado que resulta un oasis el deslucido inicio de temporada del Gran Pez, así fue la presentación del astro argentino, quien sufrió toda la primera mitad del encuentro, pero vivió a tope todas las dianas que dieron el primer triunfo a los sinaloenses al vencer 4-1 a Tapachula.

Claro está, la trasmisión del partido de los Dorados de Maradona fue vista lo mismo en México, Centroamérica y Sudamérica; sin embargo, en el Estadio Banorte, que tiene un aforo de 25 mil personas, anoche apenas arropó a 12 mil, fue un gol en contra del Barrilete Cósmico.

El debut del D10S parecía que seria gris. El primer tiempo fue para el bostezo, con apenas un balón que rompió el travesaño al minuto 16, en un tiro libre cobrado por Julio Nava, pero hasta ahí le dio a los sinaloenses para intimidar al rival.

“La afición se entregó, por momento sentí que estaba en la cancha de Boca. Con mis jugadores estamos disfrutando este triunfo que teníamos en las manos; en el segundo tiempo ellos se cansaron y ahí vencimos”

Diego Armando Maradona

Técnico de Dorados

Luego, los Cafetaleros de Tapachula se plantaron bien, cerraron los espacios que estaban aprovechando los anfitriones, y comenzaron a apretar en las entradas para equilibrar el encuentro. Los de casa dejaron de insistir y los sureños les tomaron el dulce para también controlar, aunque sólo les dio para hacerlo por pequeños lapsos.

Mientras, el timonel argentino no dejó de hacer aspavientos desde la banca, no se paró, las indicaciones y las rabietas las hizo desde la comodidad de su banca; se vio nervioso, impotente, desesperado; el poder que da su presencia y su verborragia no se extendía para que sus dirigidos se fueran al frente en el marcador.

Así murió el primer tiempo, con poco y nada. Para el complemento las cosas no fueron distintas, otra vez El Pelusa al filo de su banquillo, y no porque el partido fuera trepidante, era porque los suyos no funcionaban; la constante de su mano en la barbilla confirmaba su nerviosismo, pues los de Tapachula estaban apretando de forma muy marcada.

“Yo fui ciego a los jugadores que puse en la cancha, soy testigo de su sacrificio, todos juegan al mil por mil, y en Dorados nadie se queda a mitad del camino. Estos seguidores son un ejemplo para todos, siempre van a tope”

Diego Armando Maradona

Técnico de Dorados

Al 59’ las cosas cambiaron y comenzó el verdadero show, dentro y fuera de la cancha. Vinicio Angulo, justo el camiseta número 10, como si fuera guiño del destino, marcó el primero con un cabezazo certero. Maradona se paró eufórico, hizo catarsis, se liberó de una presión que lo persigue desde antes de su llegada.

El mismo Angulo fue el responsable de hacer el 2-0, luego de un descuido de la zaga forastera, el cual fue aprovechado por el 10 del Gran Pez, quien sólo se hizo de la redonda y finiquitó sin mayor problema.

Todo parecía miel sobre hojuelas, pero al 63’ Oliver Ortiz descontó en un tiro libre, con un cabezazo al poste izquierdo del arquero de Dorados.

Al 74’ Tapachula se quedó con uno menos por la expulsión de Sebastián Ibars, quien cometió un recargón sobre un delantero rival y el árbitro marcó pena máxima, el cual fue ejecutado por el camiseta número 10 del Gran Pez; al 85’ llegó un tanto más de Jesús Escoboza, mismo que resultó lapidario; la agonía no fue más que para el gozo de la afición sinaloense y su técnico.

[caption id="attachment_800671" align="alignnone" width="696"] A Maradona le molestó que algunos medios lo grabaran mientras comía. “Eso no se vale”, señaló y les pidió que no graben.[/caption]