Gana medalla como mujer, pero... es mujer

Gana medalla como mujer, pero...¿es mujer?
Por:

La sudafricana Caster Semenya dejó a un lado toda la controversia sobre su género y ganó ayer los 800 metros en el Mundial de Atletismo. El triunfo alimentó aún más las sospechas sobre su sexo, ya que ni siquiera descompuso sus gestos para llegar primera a la línea final.

La corredora de 18 años se apoderó de la delantera a mitad del trayecto y ganó el oro con tiempo de 1:55.45, para superar por 2.45 segundos a la campeona defensora keniana Janeth Jepkosgei. La británica Jennifer Meadows se llevó el bronce.

La Federación Internacional de Atletismo solicitó hace unas tres semanas una prueba de genéro a Semenya por sospechas de que no cumple con los requisitos para competir como mujer.

En la primera vuelta, Jepkosgei se llevó la delantera (56.83), pero Semenya apareció a 250 metros de la meta para llevarse la medalla de oro sin grandes complicaciones.

Pide prueba de género. La IAAF (Federación Internacional de Atletismo) pidió a la federación sudafricana que confirme el género de la corredora de los 800 metros Caster Semenya por sospechas de que no cumple con los requisitos para competir como mujer.

La IAAF pidió la prueba de género hace tres semanas, después que Semenya mejoró por grandes márgenes sus mejores tiempos en los 800 y mil 500 metros.

El vocero de la IAAF, Nick Davies, dijo que la prueba "extremadamente compleja y difícil" ya fue comenzada, pero señaló que los resultados podrían demorar semanas. La verificación requiere una evaluación física, e incluye informes de un ginecólogo, endocrinólogo, psicólogo, internista y un experto en género.

"Estamos hablando de informes que son muy largos y necesitan de mucho tiempo", expresó Davies.

Semenya había logrado el mejor tiempo del mundo esta temporada con 1:56.72, hace tres semanas en el campeonato juvenil africano, hasta su medalla de oro de ayer. No se sabe lo que sucedería después de que Semenya haya subido al podio y las pruebas lleguen a determinar que ella no cumple con los requisitos para competir.

En su país también dudaron

“¿Acaso quieres que te muestre mi sexo?”, fue la respuesta de Semenya cuando un empleado de una gasolinera en Sudáfrica puso en duda que fuera mujer. Su musculatura, bello facial y apariencia despertaron dudas, expuso su entrenador, Michael Seme.

•Caster, con una sonrisa, dijo al empleado que si tenía que bajarse los pantalones, lo haría para demostrarle que era una mujer”, recuerda su entrenador, que no tiene ninguna duda sobre su sexo.

•”Tengo el teléfono de sus compañeras de habitación. Ellas la han visto en la ducha y no tiene nada que ocultar”.

fdm