Liga griega fue suspendida por actos violentos en los estadios

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto La Razón

Stavros Kondonís, ministro adjunto de Deportes en Grecia, anunció ayer la suspensión indefinida de todos los partidos de futbol de la liga helénica para poner en marcha una serie de medidas encaminadas a terminar con la violencia en los estadios.

Kondonís afirmó que se suspenden los enfrentamientos de todos los campeonatos profesionales y semiprofesionales de primera, segunda y tercera división, después de que el pasado domingo hubo graves incidentes en el clásico que enfrentó al Panathinaikos y al Olympiakos.

Una de las primeras medidas que propone Kondonís es la utilización de una entrada electrónica, que permite conocer la identidad del comprador y su ubicación en el estadio y la colocación de cámaras de seguridad en los campos.

El anunció de suspensión se dio a conocer tras reunirse con el presidente adjunto de la Federación de Futbol Griega, Evángelos Topoliatis, y con los responsables de los campeonatos de primera y segunda división, Yorgos Borovilos y Spyros Kaloyanis, para comunicarles esta decisión y comentar con ellos el plazo que consideran necesario para aplicar estas medidas.

Previamente Kondonís recibió el visto bueno del primer ministro, Alexis Tsipras, quien respaldó la postura del ministro adjunto y le dio luz verde para paralizar el campeonato y poner en práctica las medidas necesarias.

La suspensión es indefinida, aunque los medios griegos señalan que podría extenderse entre dos y tres semanas.

Desde que asumió el cargo, Kondonís había marcado como una de sus prioridades la lucha contra la violencia en los campos de futbol.

En una entrevista concedida a la radio privada Skai, el responsable de deportes dijo que a partir de la próxima temporada no se iniciará ningún campeonato sin contar con la entrada electrónica.

La paralización se produce días después de los graves incidentes que protagonizaron el pasado domingo los aficionados radicales del Panathinaikos durante el derbi contra el Olympiakos.

Minutos antes de que empezara el encuentro unos cincuenta seguidores del Panathinaikos invadieron el terreno de juego del Apostolos Nikolaidis Stadium y lanzaron objetos a los jugadores del Olympiakos que empezaban el calentamiento.

El lanzamiento de bengalas y objetos continuó después del partido, lo que provocó enfrentamientos con la policía, que incluso utilizó gases lacrimógenos contra los aficionados.