Gloria Bell, una reivindicación de la feminidad

Gloria Bell, una reivindicación de la feminidad
Por:

Son muy pocos quienes logran salir bien librados a la hora de realizar un remake, si además a esto le agregamos que va sobre una de sus propias obras, pues aún son menos; sin embargo, el chileno Sebastian Lelio es uno de ellos. Teniendo como cómplice a quien ahora lleva el protagónico y fue la principal impulsora del proyecto, el también responsable de Una Mujer Fantástica (2017) —que le significó en su momento el premio Oscar— en Gloria bell se aboca a la tarea de hacer una versión estadounidense de la estupenda película que dirigiera apenas seis años atrás, y aunque no apuesta por copiarla plano por plano, si tiene plena conciencia de que “cuando algo no está descompuesto, entonces no hay necesidad de arreglarlo”, por lo qué mantiene la fórmula y ofrece muy pocas variantes en lo que se refiera al tono y el desarrollo.

Sí, las calles de la ciudad de Chile son sustituidos por las de Los Ángeles, y el viaje a Valparaíso ahora es a las Vegas, pero la conmovedora universalidad de la historia de esta mujer madura divorciada, que a pesar de los prejuicios y las decepciones que enfrenta como resultado de las relaciones que suele iniciar en las pistas de baile, insiste en vivir la vida de la única manera en que la disfruta y puede ser ella misma; no sólo se mantiene, sino que aprovecha ese grado de convencionalismo que representa dicho cambio de escenarios, para encontrar una mayor estilización y fortalecer su alcance.

Por su parte, Julianne Moore, sustituye la apabullante autenticidad y frescura que al no encajar con los estándares estéticos establecidos por Hollywood, le aportaba a su ya de por sí conmovedor desempeño la talentosa Paulina García; con una interpretación transparente, en donde las emociones fluyen y se anuncian antes de implosionar en medio de la fragilidad y la convicción, que con sensibilidad va hilvanando detrás de cada pequeño gesto y de cada seductor silencio.

http://www.youtube.com/watch?v=mi26SZH-cYg

Es cierto que no hay más razones para la existencia de esta especie de dejavú fílmico, que la fascinación que la actriz y el propio director chileno tienen por la película original, pero eso es precisamente lo que les válida y les ayuda a evitar caer en los regodeos e innecesarias pretensiones, para que al final la propuesta sea mucho más que un simple vehículo de lucimiento para la primera y un ejercicio de autorevisionismo para el segundo. Se trata pues, de la exitosa revitalización de un drama en donde la reivindicación de la feminidad ante el umbral de la tercera edad, encuentra otro rostro y otro contexto, pero mantiene el espíritu y la tremenda humanidad. Puede llamarse Gloria o Gloria Bell, pero la reflexión y la dignidad siguen intactas. Es una excelente opción en cartelera para los que buscan cine en donde los sentimientos toman el completo protagonismo.

También te puede interesar:

http://www.3.80.3.65/cultura/escritores-critican-decisiones-en-tierra-adentro/

http://www.3.80.3.65/el-cultural/jose-agustin-el-eterno-subversivo/

olr