"Quiero robarme de nuevo la navidad"

Por:

Desde su primera aparición a través de un libro publicado en 1957, esta malhumorada creación del célebre Dr. Seuss se convirtió en una figura emblemática de la temporada navideña, siendo reinterpretado en incontables ocasiones en cómics y series animadas —como Los Simpson, por ejemplo— y cada cierto tiempo haciendo acto de presencia de forma estelar en el cine y la televisión. Desde aquel tradicional episodio producido por MGM Animation en 1966, y dirigido por el genio creativo detrás de los Looney Tunes, Chuck Jones; hasta la exitosa versión Live Action realizada por Ron Howard, donde acertadamente es interpretado por Jim Carrey en 2000, el Grinch es un consentido del público, que siempre está a la espera de volver a reencontrarse con él.

Tomando todo lo anterior en cuenta, podemos decir que en realidad ya se habían tardado en ofrecer una versión animada, que aprovechara los alcances del 3D, y es Illumination Entertainment —propiedad de Universal Studios—, responsables de Mi villano favorito y secuela, quienes ahora se ponen al corriente e intentan responder a las expectativas con un largometraje que, aunque no decepciona, cumple a secas.

Es cierto que visualmente resulta impecable, es difícil no dejarse sorprender por el colorido universo que nos presentan y el detalle que alcanza el trabajo con las texturas, principalmente en lo que se refiere al característico pelaje color verde del protagonista —hay incluso una escena específica para lucirlo—, amén de lo expresivo del movimiento y lo gestual del mismo.

El Dato: Hace 61 años hizo su primera aparición, y desde ese momento se ha robado los corazones de aquellos que como él, odian la Navidad.

Del diseño de personajes quizás la única queja es que el sello propio de las ilustraciones, del ya mencionado Dr. Seuss, se nota muy poco en los Who —que son los habitantes de la villa a quienes el Grinch pretende arruinarles sus excesivos festejos—  y resulta un tanto convencional, pero aún así es muy llamativo. Pero el asunto es que se trata de un traslado de la obra original con muy poca propuesta, que sólo apuesta por ilustrar y darle a la trama un pequeño giro, que implica la existencia de más de un plan navideño en desarrollo, lo cual sirve para incluir algunas situaciones nuevas que le dan cierta frescura, más allá de algunos chistes extras, pero nada más.

En cuanto al doblaje, aunque se agradecería que se distribuyeran algunas copias para poder disfrutar de las voces originales, que en este caso incluyen a Benedict Cumberbatch —Dr. Strange—, la participación de Eugenio Derbez (No se aceptan devoluciones) no afecta la experiencia, sobre todo porque se trata de un personaje a modo, él tiene el oficio y la capacidad, pero sobre todo se abstiene de hacer referencias “cómicas” a sus personajes. Así pues, ha llegado El Grinch para robarse la Navidad, pero no la arruina ni se arruina así mismo al menos, la película es bastante simpática y hará las delicias de los niños.

El Grinch

Directores: Yarrow Cheney y Scott Mosier

País: Estados Unidos

Género: Comedia

Año: 2018