Atacan cortejo; asesinan a dos

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Redacción/La Razón

Unos 40 sicarios atacaron un cortejo fúnebre cuando los deudos se dirigían a un panteón ubicado en Culiacán, Sinaloa, lo que dejó un saldo de dos muertos y al menos un herido.

Los hechos ocurrieron la tarde de ayer frente al fraccionamiento Residencial Las Ventanas.

El cortejo que fue interceptado por 10 camionetas en las que viajaban los sicarios, quienes bajaron de los vehículos y comenzaron a disparar contra los asistentes.

En ese momento una mujer, identificada como María de Jesús Ortiz Araujo, falleció a consecuencia de varios impactos de bala.

Según declaraciones de los testigos, el comando persiguió a algunos familiares del occiso hasta el panteón San Martín, lugar donde sería sepultado Julio César Ortiz Araujo, ejecutado el domingo pasado.

Fue en el cementerio donde falleció la segunda víctima, quien hasta el cierre

de esta edición permanecía en calidad de desconocida.

Los testigos también aseguraron que al escuchar los primeros balazos, la carroza, acompañada de otros ve-hículos, huyó y se ocultó en el estacionamiento de un centro comercial ubicado cerca del lugar donde se registró la balacera.

Versiones extraoficiales indicaron que durante el ataque, los sicarios intentaron levantar a 10 personas, sin embargo algunos asistentes al funeral forcejearon con los sicarios, pero éstos lograron huir.

Julio César Ortiz Araujo fue levantado el pasado 31 de diciembre cuando llegaba a su casa ubicada en la colonia Gustavo Díaz Ordaz.

Dos días más tarde las autoridades localizaron el cadáver en un paraje cercano al ejido Canán.

El cuerpo del hombre registraba varios balazos y el tiro de gracia.

Beltrán acusa maltrato

Carlos Beltrán Leyva acusó a autoridades de la SSP federal y de la PGR de someterlo a “azotes y toda clase de maltratos para que firmara actas y se le declarara ministerialmente sin su consentimiento”.

Por ello, además de dos demandas de amparo, contra la detención “ilegal” y el arraigo “injustificado”, se espera que tramite una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Según Carlos Beltrán, ambas autoridades lo sobajaron para que proporcionara información relacionada con su familia y aceptara la culpa en diversas actividades ilícitas que le imputan como “lavado de dinero”.

Beltrán Leyva fue detenido el 30 de diciembre cuando llegaba a un domicilio en la colonia Cañadas, en Culiacán, Sinaloa, donde se realizaría una reunión familiar con motivo del fin de año.

Por David Saúl Vela

fdm