Martes 24.11.2020 - 06:48

“Escuchaba paredes quebrarse y vidrios romperse… logré salir”

“Escuchaba paredes quebrarse y vidrios romperse… logré salir”
Por:

Tras el sismo de 7.1 grados Richter, la colonia Roma volvió a sufrir los estragos de la naturaleza con la caída de cuatro edificios, uno de ellos ubicado en la calle Álvaro Obregón, número 286, esquina con Salamanca.

A pesar del colapso del inmueble de seis unidades, algunos afortunados lograron salir con vida de éste y coinciden en señalar que “la vida les dio otra oportunidad”.

Lydia Chacón, de 54 años, señala que estaba en el primer piso del que fuera un despacho contable cuando comenzó el movimiento telúrico.

El Dato: Según rescatistas en el lugar, se lograron sacar a 20 personas de los escombros e informaron que siguen las labores.

“Soy conserje, estaba limpiando pisos cuando todo se comenzó a moverse y me asusté mucho”, relata

La mujer dice a La Razón que no recuerda con exactitud lo que pasó en los siguientes minutos.

“Sólo escuchaba paredes quebrarse y vidrios romperse, entonces logré salir y vi cómo se cayó el techo, entonces me llene de polvo y no vi nada más”, afirma.

Chacón vive en Ecatepec y todos los días iba al inmueble, para ganarse el la vida.

“Ahora no sé qué voy a hacer pero me siento agradecida por seguir viva, no sé cuánto tiempo duró pero fueron horas las que sentí que no podía salir, sin ver ni oír nada”, señala.

Josefa, de 32 años, quien estaba en el mismo edificio pero en el cuarto piso, relató que bajo las escaleras y pensó que no lograría salir.

“Todo se movía, no me podía agarrar de nada y corrí aunque sé que no está bien. Tenía miedo”, afirmó.

Recordó el sismo de hace 32 años, el cual cobró la vida de su padre por lo que es muy susceptible a esto fenómenos.

“Pensé en mi papá que en paz descanse e imaginé cuanto sufrió él, por suerte yo logré sobrevivir”, dijo.

Josefa afirma que de no haber actuado como lo hizo quizá no estaría fuera de los escombros.

“La vida ya me dio otra oportunidad y la voy a aprovechar a como dé lugar, voy a esperar a mi hijo y de aquí nos vamos a ir y a ayudar a quienes no tuvieron nuestra suerte”, señaló.

Óscar Cantellano, otro sobreviviente, señaló que fue rescatado gracias a que pudo contactar a su familia por medio de su celular, mismos que avisaron a cuerpos de rescate de su ubicación mediante redes sociales.

El hombre fue sacado de los escombros pero sufrió una lesión en una de sus piernas, la cual que fue prensada por los escombros.

Fabián, un profesor de idiomas, señaló que en el último piso del 286, había cuatro estudiantes, uno de ellos de nacionalidad francesa. De acuerdo con él, era común que cuando pasaban camiones se moviera el edifico, pues ya era muy viejo, pero no pensaban que eso pudiera pasar.

“Yo me salvé porque estaba en una junta en un café pero lamento que esto pasara no sé cómo estén los alumnos y profesores”, comentó.

Una personas que labora en el edificio colapsado, dijo que las escaleras se cayeron, y sólo lograron salir algunos de sus compañeros, por lo que siguen atrapados en el inmueble.

Uno de los voluntarios reconoció que es difícil poder mantener la calma en esa situación, pero es cuando más tenemos que mostrar la unión del país.