Gobernador equipara a Guerrero con Afganistan

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto Cuartoscuro

El estado de Guerrero es comparable con Afganistán en producción de goma de opio, al ser ambos el “número uno” en este renglón, aseguró ayer el gobernador sustituto de la entidad, Rogelio Ortega Martínez.

Tras participar en el lanzamiento de la campaña contra la trata de personas Corazón Azul, en Acapulco, advirtió: “Somos, junto con Afganistán, pero Afganistán es un país, nosotros un Estado, el número uno en de goma de opio en el mundo, esto pone de relieve la dimensión de la presencia de la delincuencia que se disputa los territorios”.

Aunque lamentó que a pesar de los operativos en la entidad, se mantiene la incidencia delictiva, sostuvo que las condiciones han mejorado gracias al operativo Tierra Caliente, por medio del cual, subrayó, el semestre pasado las fuerzas federales destruyeron 52 mil plantíos de amapola.

El gobernador guerrerense recordó que en su estado se encuentran más de 12 mil efectivos del Ejército mexicano que participan en esta acción, incluso cuestionó: “¿Qué sería del estado de Guerrero sin el operativo Tierra Caliente?”.

Luego de que un comando armado asesinó al titular de la Policía Ministerial del Estado, David de Jesús Urquizo Molina, explicó que la violencia se ha convertido en una cadena criminal, la cual se caracteriza por narcotráfico, secuestro, trata de personas, extorsión y disputas entre grupos delictivos.

“Hay mayor coordinación entre los organismos, de seguridad federales y estatales y, a pesar de ello, la incidencia delincuencial ahí está”, agregó, al hablar del asesinato del agente ministerial Urquizo Molina.

Mencionó que sobre estos hechos hay una decena de detenidos y lo calificó de lamentable y grave.

“Hay alrededor de 10 detenidos, algunos criminales fueron abatidos por ministeriales y policía estatal, es lamentable que suceda este clima de violencia producto de la delincuencia organizada producto del narcotráfico, al secuestro a la trata de personas, a la extorsión y al cobro de piso y a las disputas de los territorios entre sí”, sostuvo el mandatario estatal.

Sale jefe de seguridad tras ola de crímenes

Tras una ola de violencia que dejó cuatro muertos, incluido el policía ministerial de Guerrero, David de Jesús Urquizo, el secretario de Seguridad Pública de Chilpancingo, Constantino González Vargas, renunció y en lugar fue designado José Arturo Elizaldo.

Urquizo Molina ya había sido atacado el pasado 22 de mayo, cuando estaba en la colonia Universal de esta demarcación, aunque en aquella ocasión sobrevivió al ataque.

Al argumentar la salida del general González Vargas, el alcalde de Chilpancingo, Mario Moreno, dijo que el cese se debió a que el ahora exfuncionario no pasó su examen de control y confianza, e incluso, desde hace cuatro meses se inició un proceso para removerlo.

Néstor Jiménez