Jueves 26.11.2020 - 00:42

Insuficiente el apoyo del 0.43%

EPN: la Reforma Educativa no está  en negociación
Por:

Foto Especial

En México prevalece la incertidumbre en cuanto al desarrollo tecnológico. Así lo revelan las cifras de patentes registradas anualmente. De casi 15 mil, el 90 por ciento son extranjeras y sólo el 10 por ciento mexicanas.

Falta mucho por hacer, eso es innegable. Comparando el gasto destinado a Ciencia y Tecnología, como porcentaje del Producto Interno Bruto, tenemos que México se destina en promedio 0.43 por ciento contra el 3.4 de Japón, el 2.6 de Estados Unidos y el 2.5 de Alemania.

Ahí está la respuesta a las limitaciones a la fuerza productiva en nuestro país: de cada diez mil personas, sólo 10 son investigadores. Contrario a lo que sucede en otras latitudes. De una muestreo similar se tiene que, en Japón 110 se dedican a la investigación; similar es el caso estadounidense, donde cien se desarrollan en este campo; y en Alemania, 70 lo hacen.

La fórmula está en invertir, pero el reto será buscar más recursos para educación e investigación.

No se debe aflojar el paso. Se requiere ir por más... En el Presupuesto de Egresos de la Federación 2011 se destinaron 48 mil millones de pesos al sector de ciencia y tecnología.

Según datos del Gobierno Federal, en 2010, sumaron 50 mil 492 los estudiantes que están haciendo sus posgrados con el apoyo de becas.

Tan sólo el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) mantendrá más de 35 mil de ellas para estudios de posgrado. Por lo tanto, ocho de cada 10 estudiantes becados por el Gobierno Federal son de esta instancia, de los cuales el 60 por ciento corresponde a Maestría y el resto a Doctorado y Postdoctorado.

En cuanto a la planta nacional de investigadores, es innegable que ésta continúa creciendo y hasta 2010 se tenía a 16 mil 600 científicos y tecnólogos en el Sistema Nacional de Investigadores (SIN); para un país de más de 110 millones de habitantes, la cifra es bastante modesta.

Incertidumbre entre los investigadores

Como parte de mi participación en Preparando las estrategias de liderazgo para el México del futuro, en la escuela Kennedy, de la Universidad de Harvard, sostuve diálogos con becarios mexicanos que se encuentran en Harvard, Instituto Tecnológico de Massachusetts, Universidad de Boston. La mayoría de ellos aún no decide si regresará a México o se quedará en la Unión Americana, por la falta de empleos y apoyo a la infraestructura.