Lucha anticrimen, no sólo del presidente: FCH

Fiscalía de Morelos colabora para identificar a dueño del Ferrari
Por:
  • larazon

Por Eunice O. Albarrán

eunice.ortega.razon@gmail.com

El presidente Felipe Calderón pidió ayer la colaboración de todos los órganos y niveles de gobierno, de los Poderes Legislativo y Judicial y de los ciudadanos en general para “luchar en conjunto” contra el crimen organizado.

“No es ni debe ser la lucha sólo del Presidente, sino de todos los mexicanos, y en particular de aquellos que tenemos la responsabilidad pública en el gobierno, ya sea a nivel federal, estatal o municipal o en los otros Poderes, como el Legislativo y el Judicial, de actuar en favor de la gente”, sostuvo.

Anoche, el primer mandatario dirigió un mensaje de poco más de diez minutos en cadena nacional para detallar —tal como lo hizo en un desplegado el domingo pasado— que la pelea que encabeza el gobierno federal contra el crimen organizado ya no tiene como objetivo principal el narcotráfico, sino la “seguridad y tranquilidad” de los mexicanos.

“La nuestra no es una lucha ni única ni principalmente contra el narcotráfico. Es una lucha contra toda expresión del crimen organizado que afecta a los ciudadanos. Es una lucha contra quienes se apoderan por las armas de pueblos o comunidades y agreden a quienes ahí viven”, destacó.

Dijo que se trata de una lucha de todos los mexicanos, porque los criminales no distinguen y lastiman a la sociedad igual.

Ante ello invitó a la sociedad a participar denunciando a los delincuentes y haciendo llegar información a las autoridades que ayude a capturarlos.

“Es una lucha que vale la pena luchar, que hay que librar. Por eso tu participación es vital, porque esta lucha es de todos y por eso tu denuncia, por ejemplo, o la información que nos puedas hacer llegar es clave para avanzar en ella”.

Felipe Calderón insistió en que las muertes atribuidas a la lucha contra la delincuencia son producto de la guerra entre bandas rivales por la disputa de plazas en el país.

Refirió que en el pasado, las bandas criminales mantenían un “bajo perfil” porque les convenía que nadie los viera ni molestara. Sin embargo, aseguró que desde el comienzo de su sexenio atestiguó cómo la delincuencia organizada trataba de “atemorizar” al gobierno y a los ciudadanos.

Ante eso, dijo: “Era urgente actuar con firmeza para defender la vida, la integridad, el patrimonio y la familia de los mexicanos. Cuando el gobierno no actúa, los criminales terminan sometiendo a las familias a sus ambiciones y a sus caprichos.

“Lo hemos hecho desde el gobierno federal no sólo porque es nuestra obligación, sino porque lo que está en juego es tu bienestar y el futuro de nuestros hijos”, puntualizó.

En ese sentido, Calderón dio una explicación histórica de cómo México se transformó de un país de paso de la droga a un país de consumo, además del recuento de cómo los cárteles se fueron apoderando de territorios en el país, con el consecuente aumento de la violencia y la ramificación a delitos como el secuestro y la extorsión.

Por ello insistió en que la estrategia se concentra en combatir también a esos delitos, con medidas como operativos conjuntos, profesionalización de instituciones de seguridad y justicia, la creación de la nueva Policía Federal y la renovación de la PGR.