Prevén que PRI “arrolle” en elecciones de Tamaulipas

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Notimex

Ciudad Victoria. - A nueve días de los comicios en Tamaulipas, analistas políticos sólo tienen claras dos cosas: el PRI “arrollará” al PAN y al PRD, pero las elecciones habrán de judicializarse por la tendencia abiertamente sesgada de los órganos que arbitrarán la contienda.

El historiador y ex consejero electoral, José Ángel Solorio Martínez, así como el abogado y estudioso en la materia, Armando Charles Lumbreras, coincidieron en que el próximo 4 de julio se ratificará lo que en Tamaulipas ha sido una constante en las últimas elecciones:

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) es una máquina de hacer votos, y que no hay forma de ganarle cuando de su lado tiene a los órganos electorales.

“El Instituto Electoral de Tamaulipas (Ietam) es un instrumento porril del PRI y su torpeza, inexperiencia y parcialidad llevan al proceso eleccionario directo al camino de la judicialización”, advirtió Solorio Martínez.

Señaló que dice saber de lo que habla porque fungió ocho años como consejero ciudadano en el Instituto y ha dado seguimiento a las resoluciones del órgano electoral, las que, mencionó, en este proceso todas han sido favorables a los intereses del tricolor.

Por su parte, Charles Lumbreras fue más contundente aún, pues advirtió que el proceso electoral de Tamaulipas está viciado de origen, ya que se diseñó una reforma electoral que beneficia sólo al PRI y no abona a la democracia.

Especialista en asuntos electorales, el abogado añadió que, por si fuera poco, el Ietam y el Tribunal Electoral del Poder Judicial del Estado (TEPJE) estén cargados hacia el partido en el poder, “y representados por personajes de cuentos infantiles”.

Agregó que hay ausencia de autonomía en el Poder Legislativo y como cereza del pastel, “los partidos de oposición están cooptados por el gobierno del estado”.

Ambos especialistas aseguraron que no ven cómo el PAN y el PRD puedan cambiar la geografía electoral de Tamaulipas, históricamente dominada por el PRI y refrendada en los comicios de noviembre de 2007, en que ganó 34 de las 43 presidencias municipales.

En tanto, el Partido Acción Nacional (PAN) obtuvo ocho pequeñas alcaldías: Méndez, Abasolo, Soto la Marina, Gómez Farías, Antiguo Morelos, Nuevo Morelos, Güémez, y Llera, mientras que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) apenas consiguió el empobrecido municipio de Jaumave.

Charles Lumbreras adelantó que el escenario será peor para el PAN y el PRD, ya que en las elecciones federales de 2007 el líder estatal del PRI, Ricardo Gamundi Rosas, hizo efectivo su vaticinio de ganar los ocho distritos electorales, y luego se burló de los dirigentes de los dos partidos perdedores diciéndoles: “Se vale llorar”.

Ahora, Gamundi Rosas ha vuelto a sus burlas y se jacta de que en las elecciones del 4 de julio de este año no habrá “carro completo” como en 2007, sino “tráiler completo”, porque, según él, esta vez el tricolor ganará la gubernatura con Rodolfo Torre Cantú, las 43 alcaldías y las 22 diputaciones que estarán en disputa.

Lo peor, añadió Charles Lumbreras, es que no hay ninguna posibilidad de que Gamundi Rosas se equivoque, por una simple razón: los candidatos del PRI van solos en la contienda porque, dijo, el mismo líder priista se encargó de cooptar a los dirigentes del PAN, Francisco Javier Garza de Cos, y del PRD, Jorge Mario Sosa Pohl.

Señaló que los candidatos a gobernador, José Julián Sacramento Garza, del blanquiazul y Julio Almanza Armas, del Sol Azteca, están por terminar campañas de bajísimo perfil y hacen todo para perder.

“Cuando los dirigentes de los partidos, incluidos los del PAN y del PRD, dejen de negociar los triunfos y las derrotas con el gobierno del estado, entonces estaremos hablando que las elecciones serán decididas por los ciudadanos por medio del voto”, advirtió.

La percepción de José Ángel Solorio Martínez y de Armando Charles Lumbreras es compartida casi por la generalidad de los tamaulipecos, quien han visto sorprendidos cómo los candidatos del PAN y del PRD, incluidos los del PT y Convergencia (Armando Vera y Alfonso de León) se han mantenido prácticamente sin hacer campaña.

Por su parte, el candidato de la coalición Todos Tamaulipas, Rodolfo Torre, sigue una incesante carrera por todo el estado, aunque haciendo énfasis estratégicamente en la zona conurbada de Tampico, Madero y Altamira, que concentra el 30 por ciento de los 2 millones 438 mil 658 de ciudadanos con credencial para votar.

Charles Lumbreras señaló que salvo el candidato de la alianza PRI-PVEM-Nueva Alianza, Rodolfo Torre Cantú, el resto de los candidatos a gobernador carecen de una estructura que les permita ya no sólo convencer sino llegar de alguna forma a los ciudadanos que integran el padrón electoral.

“Si en las elecciones en que Eugenio Hernández Flores ganó la gubernatura la abstención fue de 59.01 por ciento, yo creo que en las del próximo 4 de julio el abstencionismo llegará al 70 por ciento, considerando que también el miedo influirá para que los ciudadanos no salgan a votar”, anticipó.

Con relación con la inseguridad, el especialista electoral señaló que en Tamaulipas sólo ha gobernado el PRI y no tiene a quién culpar, “es decir, si hay condiciones de inseguridad es el PRI responsable de esta situación de violencia”.

Charles Lumbreras también culpó al Ietam de no supervisar de cerca los gastos de campaña de los candidatos de todos los partidos, considerando que en conjunto les entregó más de 26 millones de pesos de recursos públicos para las campañas y es evidente que la mayoría de los aspirantes del PRI han invertido mucho más.

Si bien dijo que el PRI recibió 10 millones 830 mil 390 pesos, el PAN 6 millones 855 mil 525 y el PRD 2 millones 641 mil 649 pesos, el Ietam no ha hecho una labor de fiscalización para registrar si el tricolor está gastando más de lo convenido y los otros partidos están invirtiendo lo que recibieron.

“Es realmente inadmisible que en una situación de crisis el PRI derroche millones de pesos, obviamente rebasando el tope de gastos de campaña y que el Ietam esté ciego ante esa evidencia. Lo peor es que no toca ni con el pétalo de una amonestación al PRI y a sus candidatos”, detalló.

Ni Charles Lumbreras ni Solorio Martínez concibieron que el priista Rodolfo Torre Cantú pueda ser derrotado en las elecciones del 4 de julio y menos que vaya a gobernar con un Congreso de oposición.

Lo anterior, porque no perciben que el PAN o el PRD puedan ganar alguna diputación de mayoría, aunque el blanquiazul podría retener dos o tres alcaldías de las ocho que administra.

De hecho, Solorio Martínez dijo que en Reynosa existen las condiciones para que se presente el “voto útil” en favor del candidato del PAN a presidente municipal, José María Moreno, que sirva para derrotar al candidato del PRI, Everardo Villarreal Salinas.

Explicó que en Reynosa, el ex aspirante del PAN a diputado local, Raúl García Vivián, decidió cambiar de partido para ser candidato a alcalde por Convergencia, en una maniobra orquestada para debilitar al actual candidato panista a alcalde, José María Moreno.

“Los esfuerzos del PRI por incorporar a Raúl García Vivián como candidato de Convergencia a la alcaldía, para intentar fracturar la campaña de su real enemigo el panista José María Moreno, están provocando que muchos segmentos reflexivos del electorado reynosense estén construyendo la idea del voto útil”, refirió.

Por último, considerando todo lo dicho antes, ni Solorio Martínez ni Charles Lumbreras ven cómo el PAN y el PRD, menos el PT y Convergencia, vayan a impedir que el priista Torre Cantú se convierta en el gobernante número 220 en la historia política de Tamaulipas.

agp