Jueves 28.05.2020 - 06:14

Tuneles sanitizantes, medida para enfrentar la pandemia

07LR3371
Por:

Los túneles sanitizantes que se colocaron en algunos municipios de estados como Jalisco, Nuevo León, Yucatán y Baja California como medida para evitar la propagación de coronavirus entre los ciudadanos, sólo deben verse como una “medida adicional” para hacer frente a la pandemia y no como un recurso para disminuir los riesgos o la cantidad de contagios de la nueva cepa.

Así lo aseguró Jorge Baruch, especialista de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien advirtió que estas cápsulas -cuya función es rociar una sustancia sanitizante en ropa y cuerpo de quien pase por la instalación inflable- no deben verse como una opción para continuar trabajando en cosas no esenciales o salir de casa sin que sea estrictamente necesario, pues recordó que la medida más eficiente por el momento es mantener la “sana distancia” y el lavado de manos.

Te puede interesar: COVID-19 en México: casos por entidad y cronología del coronavirus

“Siempre tiene que haber una evaluación del riesgo-beneficio en cuanto a política pública. Debe de haber evidencia científica que justifique el ejercicio de recursos para canalizar este tipo de medidas”, puntualizó en entrevista con La Razón, el también responsable de la Clínica de Atención al Viajero.

Aunque la solución desinfectante que emana de los túneles puede permanecer varios minutos y hasta horas sobre la superficie rociada -en el caso de la cápsula de Jalisco dura hasta 50 minutos, mientras que en los ocho túneles colocados en el municipio de Escobedo en Nuevo León, permanece hasta doce horas-, el especialista recordó que al momento de hacer contacto con otros objetos o el virus, por ejemplo, con las manos, este efecto se pierde.

“El hecho de pasar nuestra ropa cuando nosotros pasamos por estos túneles, sería disminuir la cantidad de virus que hemos adquirido en la ropa y momentáneamente en la piel, pero en el momento que salimos de ese túnel empezamos a hablar o manipular las manos y eso vuelve a contaminar la piel”, dijo.

El dato: En forma de iglú, en Escobedo, Nuevo León, funcionan en un horario de 05:00 a 22:00 horas, de lunes a domingo; cada uno costó 75 mil pesos, informó el Ayuntamiento.

Baruch, explicó que la piel tiene sustancias, como el sudor, que ayudan a limpiarla de manera natural y permanente, por lo que con el paso de los minutos el efecto de la solución sanitizante se pierde y recordó que “en el momento en que nosotros establecemos contacto con alguna superficie, cuando nosotros hablamos, expulsamos saliva y cuando tenemos síntomas, aunque sean leves, ese es el mecanismo de transmisión del Sars-Cov2, por eso esta es una medida adicional, no se puede ver como un alivio”.

Por otro lado, sugirió a las personas que se vean obligadas a salir a laborar o realizar actividades esenciales, optar por otras medidas, como reubicarse si es que viven junto a personas de los sectores de riesgo como adultos mayores, o apoyar a estas personas de alto riesgo para evitar que salgan: “ir a surtirles sus recetas o hacerles su mandado”, aseveró.

Clic aquí para ver en tamaño completo.