Viernes 27.11.2020 - 14:28

Arde El Cairo y Mubarak se aferra al poder

PRD, sin dinero para elegir a su dirigente
Por:

Foto AP

El presidente egipcio Hosni Mubarak se aferra al poder que mantiene desde hace 30 años y para frenar las manifestaciones y enfrentamientos en las ciudades más importantes del país, ordenó la renuncia de todo su gabinete para formar hoy un nuevo gobierno.

Anunció, en un discurso televisivo, que se van a tomar nuevas medidas económicas para reducir el desempleo y mejorar la salud y la educación.

“He estado muy cerca de las peticiones de la gente y respeto lo que los manifestantes están pidiendo. De hecho, sin libertad no se hubieran podido producir”, dijo en su primera aparición tras la protesta que empezó el martes y que ha dejado 29 muertos (según la agencia France Presse) y alrededor de mil heridos.

En El Cairo, el humo negro de las barricadas incendiadas se mezcló todo el día con el gas lacrimógeno. Las protestas de ayer fueron calificadas como el “Viernes de Ira” y fueron acompañadas de la desconexión de las señales de telefonía móvil e internet, aunque hackers europeos proporcionaron códigos de acceso a la web para que los egipcios pudieran informar vía Facebook o Twitter sobre los hechos que sucedían también en Alejandría y Suez, principalmente, donde en un inicio Mubarak decretó el toque de queda y después se amplió a todo el país.

Los manifestantes atacaron varias sedes gubernamentales por lo que Mubarak envió a policías antidisturbios, a la policía secreta y, el Ejército, en un intento de sofocar las fuertes protestas y de controlar no sólo a los inconformes, sino a los periodistas, a los que les impiden hacer fotografías o informar.

Por la noche, los servicios policiacos irrumpieron en la sede de Al Jazeera, aunque se desconoce si detuvo a periodistas. La televisora fue uno de los canales donde se difundieron las protestas.

Con el objetivo de liderar el cambio, el Premio Nobel de la Paz y uno de los dirigentes de la oposición, Mohamed El Baradei, llegó el jueves al país de 84 millones de habitantes, con la promesa de “dirigir la transición” si Hosni Mubarak deja el poder. “Si la gente lo quiere, y sobre todo los jóvenes, puedo dirigir la transición. No les voy a dejar en la estacada”, declaró. “Creo que este es un momento clave para el futuro de Egipto [...] y que el cambio es inevitable”, afirmó tras aterrizar en la capital del país africano.

Luego de la revolución en Túnez, el asunto ya no es cuál será el siguiente, sino cual régimen se salvará. Especialistas políticos afirman que las manifestaciones populares podrían alcanzar la mayoría de los países árabes, excepto las monarquías petroleras del Golfo. De Egipto a Jordania, pasando por Yemen, la “Revolución de los jazmines” comienza a alcanzar regímenes árabes.

Obama pide cambios políticos a Murabak

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llamó al gobierno de Egipto a abstenerse de hacer uso de la violencia en contra de los manifestantes pacíficos. “La violencia no resolverá el descontento y los pedidos del pueblo egipcio. Lo que se necesita en este momento son pasos y medidas concretas que defiendan los derechos del pueblo, un diálogo entre gobierno y pueblo”, señaló el mandatario.

En tanto, la secretaria de Estado, Hillay Clinton, solicitó a las autoridades egipcias que terminen con el bloqueo a las comunicaciones”.