Avalan dos millones la purga de Erdogan

Avalan dos millones  la purga de Erdogan
Por:

En Beirut

Más de dos millones de personas inundaron ayer las calles del centro de Estambul para apoyar al presidente turco, Recep Tayip Erdogan, después del fallido de golpe de Estado el pasado 15 de julio. La multitudinaria marcha antigolpista “por la democracia y los mártires” fue el colofón de una serie de protestas callejeras que se han sucedido cada noche desde que hace casi un mes un grupo de militares “rebeldes” intentara sin éxito derrocar al mandatario turco.

Para los opositores de Erdogan, la fallida asonada fue el último empujón para otorgarle el poder absoluto.

El “sultán” turco se ha hecho con el control militar, judicial y de los medios de comunicación críticos. La masiva purga se ha saldado con unas 60 mil destituciones y detenciones, sobre todo en el ejército, la justicia, la prensa y la educación. Ahora desde su tribuna observa colmado cómo un grueso grupo de la población turca le sigue dando la razón a sus políticas autoritarias y al atropello de las libertades democráticas.

De hecho, durante su intervención aseguró que defenderá la restauración de la pena de muerte “dado que se utiliza en la mayor parte del mundo” y es una demanda del pueblo.

“El Parlamento debe decidir sobre la pena de muerte. Si lo aprueba, yo lo firmaré”, afirmó. Argumentó que la pena capital “se utiliza en Estados Unidos, en Japón, en China... Se utiliza en la mayor parte del mundo, y se aplicó en Turquía hasta 1984”. Las últimas ejecuciones en el país tuvieron lugar en 1984, cuatro años después del golpe militar de 1980 que hizo un amplio uso de esa condena, pero la abolición legal de este castigo sólo llegó en 2004.

Sin duda, ayer fue un día de gloria para Erdogan. Un mar de banderas turcas cubrió el recinto Yenikapi de Estambul. Era tal la multitud congregada que muchos de sus seguidores tuvieron que hacer fila para poder entrar en el espacio habilitado para la marcha.

Los manifestantes antigolpistas enarbolaban la insignia roja y blanca, mientras otros agitaban pancartas en las que se podía leer: “Erdogan es un regalo de Dios” o “Moriríamos por el presidente”, así como fotografías del jefe del Estado y del fundador de la república, Mustafa Kemal Atatürk.

Controla el país

Acciones del gobierno para reducir el impacto golpista.

Medidas excepcionales:

Prohibición de viajar al extranjero de todos los empleados públicos, a no ser que cuenten con permiso expreso de sus superiores. Los académicos tampoco podrán salir del país. Orden de interrupción de las vacaciones y regreso a los puestos de trabajo de los funcionarios. Retirada de licencia a 24 medios de comunicación, por orden del Consejo Supremo de Radio y Televisión.

Otras medidas en estudio:

Se especula con que se implante el estado de excepción en todo el país. Restauración de la pena de muerte. Es una posibilidad abierta por Erdogan para castigar a los “traidores” que han participado en el golpe. Aparte del AKP, el partido islamista en el poder, sólo el partido ultranacionalista MHP respalda una eventual restauración de la pena capital, abolida definitivamente en 2004.