British Petroleum, entre sexo y drogas

Shakespeare y Cervantes, los padres de la Europa espiritual
Por:
  • larazon

Por Ángel Salinas

angel.salinas.razon@gmail.com

El derrame de crudo al Golfo de México ocasionado por la explosión de la plataforma Deepwater Horizon el 20 de abril puso en entredicho la capacidad

de la petrolera British Petroleum. Senadores estadounidenses exigieron llevarla a juicio por la que es considerada la peor catástrofe.

A pesar de que la empresa se comprometió desde las primeras semanas a afrontar los costos por el vertido de petróleo, lo cual implicó hacer gastos de mil millones de dólares, tan solo para labores de limpieza, y el pago de una indemnización de 75 millones de dólares —estimado por la Ley de Contaminación Petrolera en 1990—, no pudo evitar desempolvar un pasado tormentoso...

En la última década escándalos por corrupción, sexo, irregularidades en sus plataformas y mentiras han acompañado a la tercera petrolera mundial, que fue capaz de generar ganancias de seis mil millones de dólares en el primer trimestre de 2010.

El historial se remonta al año 2000. Previo al mandato de George Bush trece funcionarios del Servicio de Gestión Minera aceptaron favores sexuales de algunas integrantes de British Petroleum para obtener licencias de exploración.

Robert Kennedy Jr. detalló con documentos de la propia empresa que en las relaciones entre funcionarios y trabajadores de BP hubo sobornos y fiestas, gracias a los que obtuvo permisos para la explotación de yacimientos que no fueron especificados.

Las evidencias eran tan contundentes que la administración gubernamental se escudó en que los excesos habían sido protagonizados por “manzanas podridas”.

Los antecedentes fueron retomados por el senador demócrata Bill Nelson, quien hace un mes exigió al presidente estadounidense, Barack Obama, castigar a los responsables del vertido en el Golfo de México, cuya mancha alcanza los 24 mil 400 kilómetros. “Esperamos que se actúe y el gobierno no vaya a permitir excesos como la era Bush, cuando hubo celebraciones de orgías sexuales y se llegó a consumir mariguana”, dijo.

Ante las inculpaciones el director adjunto de Gestión Minera, Walter Cruickshank, señaló: “tenemos inspectores que han suspendido las operaciones de varias plataformas en 117 ocasiones”, pero evitó dar nombres de las petroleras a las cuales se les aplicó la medida.

Fallas en refinería. Apenas había pasado un quinquenio de los excesos conocidos como “sexo a cambio de petróleo” cuando estalló la refinería más grande de British Petroleum Amoco, en Houston. El saldo fue de 15 personas fallecidas —11 de ellas contratistas— y 170 lesionados de los mil 800 que laboraban en la planta.

Aunque la empresa trató de escudar la tragedia en fallas humanas, la Agencia de Seguridad y Riesgos Químicos determinó la violación a 14 normas de seguridad y le impuso una multa de 63 millones de dólares. Dos años después del siniestro y tras nuevas exigencias por parte de los ex trabajadores, la Dirección de Salud y Seguridad Laboral le multó con 87 mdd.

Falla mantenimiento. Aún estaba en la memoria de los estadounidenses lo ocurrido en la refinería de Texas cuando se presentó otro revés para BP. La falta de mantenimiento a un oleoducto ocasionó su corrosión y un derrame de 200 mil galones de crudo, que significó “el mayor vertido de hidrocarburo ocurrido en North Slope, en Alaska”, según lo estimó la Agencia de Protección Ambiental.

Las investigaciones realizadas fueron contundentes: “la petrolera pudo evitar el daño ocasionado a las costas si hubiera cambiado el oleoducto”, por lo que pagó 20 millones de dólares como multa.

Los yerros en la infraestructura de sus plataformas y yacimientos han ocasionado pérdidas millonarias a BP. En los últimos cinco años ha pagado 485 millones de dólares para solventar castigos. Tan sólo el mes pasado sufragó tres millones de dólares por haber cometido 42 violaciones a las normas de seguridad en una refinería de Ohío.

Destina 169 mdd a cabildeos

Una situación cuestionada por los congresistas republicanos al presidente de EU, Barack Obama, es su tibieza para ejercer un castigo a la petrolera British Petroleum.

El diario The Guardian refirió que BP destinó 169 millones de dólares en 2009 en cabildeos que le favorecieran en la obtención de licencias de exploración.

El rotativo indicó que la sociedad británica es benefactora de numerosos políticos, entre ellos Obama. Junto con sus asociados donó más de 3.5 mdd a candidatos federales durante los últimos 20 años y benefició a unos 80 legisladores en el ciclo electoral de 2008, incluyendo el donativo de 77 mil dólares a Obama.

El Center for Responsive Politics señaló que también fueron beneficiados John McCain y Hillary Clinton.