Con 6 mil euros por refugiado, Europa quiere detener la inmigracion ilegal

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

La Unión Europea (UE) propuso ayer a sus países miembros un plan para recibir a migrantes en sus territorios, que incluye un pago de 6 mil euros, unos 100 mil pesos mexicanos, por cada refugiado

que acepten.

Se trata de un plan de dos años de operación para reubicar a 40 mil indocumentados localizados el pasado 15 de abril. De ellos, 24 mil estaban en Italia y 16 mil en Grecia.

Además, Bruselas busca reasentar a otras 20 mil personas que actualmente se ubican en Jordania, Egipto, Túnez y Marruecos.

Para esto, la UE activará una misión para atacar a las mafias que operan con el tráfico de personas y facilitará la recogida de huellas dactilares de aquellos ciudadanos que solicitan asilo en territorio comunitario.

Esta oferta está en marcha para todos los países del grupo, excepto para Italia y Grecia.

Reino Unido e Irlanda tienen la opción de participar de la medida si lo desean y Dinamarca no participará, según tratados anteriores rubricados por los tres países anteriores con la UE.

Los Estados asociados a la UE no tienen la obligación de participar, según la Comisión, aunque lo podrán hacer si esa es su voluntad.

Bruselas cuenta con 50 millones de euros adicionales para financiar el programa de reasentamiento de refugiados, que se encuentran en terceros países.

El plan de reubicación de refugiados involucra dividir a los 40 mil migrantes que han llegado a Italia y Grecia. Basándose en un índice sobre fortaleza económica, tasas de desempleo e inversiones pasadas en migración, Alemania, Francia y España recibirían un número mayor.

ONU critica medida. El secretario general de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, ofreció a Bruselas asistencia para “brindar alternativas legales” a los inmigrantes que buscan llegar a su territorio. Entre las opciones, mencionó reasentamientos, visados de trabajo y estudio, y reunificación familiar.

El titular del organismo internacional defendió que la respuesta al problema de la migración irregular en el Mediterráneo debe ser “amplia”, y centrarse en los países de destino, tránsito y origen.

“Debemos tener mano dura contra los traficantes y, a la vez, salvar vidas y respetar los derechos humanos y la legislación internacional”, señaló Ban en rueda de prensa luego, de reunirse con el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker.

Además, elogió la propuesta de la CE de repartir entre los países de la Unión Europea, y pidió que las naciones “hagan prueba de compasión” a la hora de valorarla.

Para el líder de la ONU, la iniciativa es un “paso en la dirección correcta” y “puede servir de ejemplo para otras regiones del mundo, que se enfrentan a desafíos similares”.

El pasado martes, la asociación Human Rights Watch sostuvo que las acciones militares de la UE contra las redes de tráfico de personas no deben poner en peligro las vidas y los derechos de los migrantes y solicitantes de asilo en riesgo.

“Los contrabandistas y traficantes a menudo muestran un total desprecio por la vida humana y la dignidad, y deben rendir cuentas por ello, pero la acción militar podría exponer a los migrantes y los solicitantes de asilo a graves riesgos”, advirtió Judith Sunderland, subdirectora en funciones para Europa y Asia Central de Human Rights Watch.

En tanto, el gobierno polaco se expresó en contra de la propuesta de la Comisión de acomodar a los refugiados de Siria y Eritrea.

“Polonia quiere aceptar (refugiados), pero no queremos acordar cifras específicas”, dijo la portavoz del gobierno, Malgorzata Kidawa-Blonska.

Las naciones de la Unión Europea aún pueden vetar el plan. Los ministros del interior discutirán la propuesta en su próxima reunión, a darse entre el 15 y 16 de junio en Luxemburgo.

[click para ver gráfico

->http://www.3.80.3.65/IMG/mk/infoLR/mun18280515A.jpg]

Pedían 25 mil dls. por entrar a Europa

Cae una red de 24 delincuentes de España y de GB; comerciaban con personas de origen afgano

Redacción La Razón

Fuerzas de seguridad de España y de Reino Unido desmantelaron ayer una organización dedicada al tráfico de personas, con lo que detuvieron a 24 personas de la misma familia, y cuyo líder dirigía la red desde Madrid.

Según ha informado la Policía ibérica en un comunicado, los arrestados llevaban a países europeos a las víctimas de nacionalidad afgana, a cambio de 25 mil dólares.

Los delincuentes operaban como una agencia de viajes, utilizaban documentos falsos e iban acompañados de un integrante de la red criminal.

Las víctimas tomaban un vuelo desde Islamabad, Pakistán, hasta un país de tránsito, como España o Italia, para ser trasladados a otros estados europeos.

Como parte del operativo, los agentes también efectuaron seis decomisos, en domicilios y en establecimientos mercantiles en los que hallaron 18 pasaportes británicos y tres españoles falsificados, 20 pasaportes pakistaníes, visados de Reino Unido falsos, páginas de pasaportes con sellos de salida, soportes informáticos y de telefonía móvil, numerosa documentación bancaria.

Además, 12 mil euros, 270 dólares y 7 mil 800 rupias.

Según consignó la agencia Europa Press, las investigaciones se iniciaron tras detectar la entrada en el aeropuerto de Bilbao de seis ciudadanos afganos que estaban siendo traficados.

Elementos de seguridad detectaron que detrás de esta actividad delictiva estaba una red asentada en España y cuyo líder era un ciudadano de origen pakistaní, quien coordinaba desde Madrid las actividades del grupo en toda Europa.

El líder del grupo coordinaba la logística y reinvertía los beneficios del delito en España, utilizando distintos negocios para blanquear así el dinero obtenido.

Las autoridades revelaron que la red estaba en operaciones desde 2012, además realizaban varios viajes mensuales, en distintos aeropuertos de la región, para evitar ser detectados.

También trasladaban grupos de entre 6 y 12 personas, acompañadas por un miembro de la red, que se desplazaba con ellos desde el aeropuerto de origen y se encargaba de la documentación, reservaciones de hotel y cualquier incidencia que pudiera surgir a lo largo

del desplazamiento.