Concluye sin acuerdos reunión Obama-Brewer

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Notimex

Washington.-El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, mantuvieron sus diferencias sobre el tema migratorio en un encuentro que sostuvieron hoy aquí, aunque acordaron establecer canales de comunicación.

Al término de la reunión de 30 minutos, ninguna de las partes cedió terreno en sus posturas en torno a la controversial ley antiinmigrante SB 1070, promulgada en abril pasado por Brewer, quien insistió en calificarla como “lo correcto”.

“Aceptamos que hay discrepancias”, dijo Brewer a reporteros en la Casa Blanca, calificando el encuentro con el mandatario como “cordial, bastante cordial”.

Señaló que durante el encuentro, habló con Obama sobre “lo que está pasando en Arizona y cómo estamos controlando nuestras fronteras y la migración ilegal”.

Indicó que también hablaron sobre una probable ruta “hacia una mejor reforma migratoria”.

“Le dije que eso mismo se nos ofreció antes, pero sin éxito y sólo se concedió una amnistía sin controlar nuestras fronteras, y creo que la gente de Arizona y de Estados Unidos quiere ver nuestras fronteras controladas antes de hablar de otros temas”, aseveró.

Por su parte, Obama reiteró sus preocupaciones sobre la ley antiinmigrante de Arizona, incluyendo la posibilidad que otros estados implementen leyes similares que interfieran con la responsabilidad del gobierno federal, de acuerdo con la Casa Blanca.

Brewer dejó en claro que ella no apoyará una reforma migratoria integral ni buscará gestionar apoyo entre los republicanos para este propósito mientras no haya un control más efectivo de la frontera.

Durante el encuentro, Obama evitó hablar sobre las posibles acciones legales del gobierno federal para confrontar la ley antiinmigrante de Arizona, algo que está ahora en manos del Departamento de Justicia.

Pese a la posibilidad de que el gobierno federal busque bloquear la implementación de la ley SB 1070 si se determina que viola derechos constitucionales o civiles, Brewer se mantuvo firme en su postura.

“Me siento confiada sobre lo que hemos hecho. Fue lo correcto y creo que estamos protegiendo a la gente de Arizona y más allá de eso, estamos protegiendo a los estadunidenses”, indicó.

La Casa Blanca dijo que Obama escuchó las preocupaciones de Brewer acerca del tema migratorio y le informó sobre los esfuerzos del gobierno para lograr un mayor control de la frontera.

Reconoció la frustración de los estadunidenses sobre el quebrantado sistema migratorio y coincidió con Brewer en que la falta de acción a nivel federal es inaceptable.

En un comunicado sobre el contenido del encuentro, la Casa Blanca dijo que Obama urgió a Brewer a “ser su socia” en un esfuerzo bipartidista con miras a una amplia reforma migratoria.

De acuerdo con Brewer, Obama le informó que la mayor parte de los mil 200 soldados de la Guardia Nacional que en días pasados ordenó enviar a la frontera con México, serán desplegados en Arizona.

“Vamos a iniciar un diálogo más directo en un par de semanas”, dijo la gobernadora, quien señaló que personal de la Casa Blanca viajará en breve a Arizona para informar a su gobierno sobre el despliegue de esta fuerza y la distribución de los 500 millones de dólares pedidos por Obama para el mismo propósito.

La presencia de Brewer en la Casa Blanca motivó que grupos a favor de una reforma migratoria integral se apostaran frente a la residencia presidencial para expresar su rechazo por la ley SB 1070, que criminaliza a la inmigración indocumentada.

Casi un centenar de personas, vigilados de cerca por agentes del Servicio Secreto, marcharon durante casi una hora bajo un fuerte sol, portando carteles y coreando consignas en contra de la ley y a favor de una reforma migratoria.

vms