Corte obliga al presidente a transparentar impuestos

Buscan demócratas citar a personal de Casa Blanca por 'impeachment' a Trump
Por:

La firma de contabilidad del presidente Donald Trump debe entregar ocho años de sus declaraciones de impuestos a fiscales de Nueva York, según dictaminó un tribunal de apelaciones de Estados Unidos, el último revés para el mandatario, en sus esfuerzos para mantener en secreto las finanzas personales.

El fallo judicial respaldó la capacidad de los fiscales de hacer cumplir un citatorio para las declaraciones contra la firma de contabilidad Mazars LLP.

Te puede interesar: A pesar de pacto restrictivo, Irán refuerza su programa nuclear

Jay Sekulow, abogado de Trump, explicó que el presidente apelará la decisión de la Corte Suprema, cuya mayoría conservadora 5-4 incluye a dos jueces nombrados por el propio magnate.

La oficina del fiscal de Manhattan, Cyrus Vance, un demócrata, busca la información tributaria como parte de una investigación criminal del negocio inmobiliario de la familia presidencial.

El juez aún no decide si Trump es inmune a ser acusado de un delito estatal, mientras está en el cargo, como ha argumentado la Casa Blanca. Sin embargo, descubrió que incluso si lo es, la inmunidad no podría impedir que se obtengan las declaraciones tributarias.

“Exigiría un alto costo en nuestro sistema de justicia penal para prohibir a un estado, incluso investigar posibles delitos cometidos por él para un posible enjuiciamiento posterior”, escribió el juez principal del segundo circuito, Robert Katzmann, en el fallo.

El momento de la decisión significa que la Corte Suprema probablemente podría tomar y decidir sobre la situación a la brevedad, en su periodo actual, que finaliza en junio próximo. No obstante, podría esperar hasta su próximo mandato para una audiencia del caso, lo que podría impulsar su decisión final hasta después de que Trump se presente a la reelección el próximo año.

El mandatario republicano, quien construyó un imperio inmobiliario en Nueva York, antes de convertirse en presidente, enfrenta por separado una investigación de juicio político en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, liderada por los demócratas y la campaña para mantenerse en el cargo.