Desafian radios venezolanas a Chavez

Evita que tus vacaciones se conviertan en un martirio
Por:

AP

"Hoy se está coartando la libertad de expresión... hoy usted está dejando de tener una opción; mañana no sabemos cuántas", expresó el locutor, Juan Carlos Rutilo, al hablarle a sus radioescuchas desde la internet, medio al que debió recurrir debido a que la radio por donde regularmente comentaba las noticias deportivas salió del aire por decisión del gobierno.

Rutilo forma parte de la radio capitalina de FM CNB 102.3 que pasó a operar por la internet junto con otras cuatro emisoras del Circuito Nacional Belfort (CNB), en desafío de una decisión del gobierno del presidente Hugo Chávez de no renovar los permisos de transmisión a 34 emisoras.

"El Estado está recuperando las concesiones que estaban siendo usadas de manera ilegal durante más de 30 y 40 años. Es una acción de justicia que tiene que ver con darle poder al pueblo", dijo el ministro de Obras Públicas, Diosdado Cabello.

Chávez salió en defensa de la decisión y dijo el sábado que la medida forma parte de la "lucha contra la guerra mediática, contra las mentiras de la burguesía y la oligarquía".

La abrupta decisión se da en medio de amenazas del gobierno de cerrar al canal de noticias Globovisión y un polémico proyecto de ley que penalizaría los "delitos mediáticos". Ha alentado la polarización en el país y ha intensificado denuncias de que el gobierno de Chávez pretende acabar con los medios de comunicación que le son críticos.

El grupo CNB, dirigido por Nelsón Belfort, fue uno de los más golpeados por la medida debido a que cinco de sus diez radios salieron del aire el primero de agosto al no recibir la renovación de la licencia de transmisión.

Belfort, quien también se desempeña como presidente de la Cámara Venezolana de la Radiodifusión, consideró como ilegal el proceso contra las radios y denunció que "no tuvimos derecho a la defensa".

En un intento por mantener las operaciones CBN 102.3, una de las más populares de la capital, y otras cuatro radios que funcionan en los estados Zulia, Carabobo, Táchira y Falcón, comenzaron desde el pasado fin de semana a pasar su programación regular por la internet.

En medio de una plaza del este de la capital, CBN 102.3 instaló el lunes un estudio al aire libre para realizar sus programas habituales.

"Por ahora esa es nuestra conexión con el público para no dejarlo solo en un momento como este", afirmó J.J. Bartolomeo, vicepresidente de Relaciones Institucionales de CNB, al asegurar que "es una forma de no estar arrodillados".

Bartolomeo dijo a la AP que alterno al internet CNB evalúa la posibilidad de comenzar a transmitir su señal por televisión por cable al igual que lo hacen otras radios locales.

El directivo admitió sin embargo que la internet no compensará la fuerte caída en los ingresos por publicidad que representa la salida del aire. Sobre el futuro de los 200 trabajadores directos y otros 200 indirectos de las cinco radios cerradas de CNB,

Bartolomeo señaló que los propietarios están "buscando todas las alternativas posibles para que el impacto sea el menor".

Igual situación enfrentan las restantes 29 emisoras que salieron del aire el pasado fin de semana, cuyos empleados, que se estiman en un centenar, enfrentan un destino incierto, aunque el gobierno los ha invitado a solicitar una licencia de transmisión.

Las emisoras afectadas en esta oportunidad forman parte de un grupo 240 radios, que constituyen 40% del total del país, que el gobierno dijo que serían sometidas a investigación por supuestamente incumplir las regulaciones del sector.

Para Alix Villareal, una doméstica de 43 años, la posibilidad de que CNB 102.3 FM salga por la internet no alivió la tristeza que le generó el cese de transmisiones de la emisora que según relató era "su compañera" desde 1990.

"Siento que cada día el país que yo conocí, en el país que yo me crié, se nos va. Usted no sabe lo triste que es vivir en un barrio donde las esperanzas cada día están más lejos.

Hoy más que nunca me siento muy triste porque poco a poco nos quitan todo y nadie hace nada", afirmó desconsolada Villareal, mientras lloraba a las puerta de CNB 102.3 tras conocer la noticia del cierre.

phg