Descarta Dalai Lama colaboracion con uigires

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Notimex

El Dalai Lama recibió hoy el Doctorado Honoris Causa de la Universidad de Marburg en Alemania por su contribución en dar a conocer en forma comprensible y auténtica la naturaleza del budismo en Occidente.

El galardón se le otorgó asimismo por los numerosos libros que ha publicado con ese fin. En esa Universidad hay un área de investigación para la Literatura, la Religión y la Geografía del Tíbet.

A preguntas de la prensa, el Dalai Lama descartó una eventual colaboración con los uigures en la lucha por lograr una mayor autonomía respecto de Pekín.

"No tenemos interés en establecer alianzas oficiales para ejercer presión sobre el gobierno chino", dijo, y agregó que los tibetanos buscan, en vez de eso, una convivencia pacífica con los chinos.

El Congreso Mundial de los Uigures emitió recientemente un llamado a los tibetanos a que los apoyen en sus protestas contra Pekín.

Tanto el pueblo tibetano como el uigur luchan desde hace décadas de cara al gobierno comunista de China para obtener mayor libertad para sus culturas.

El Dalai Lama declaró que hay paralelos entre la situación en que se encuentran los uigures y los tibetanos en China, pero subrayó que ninguno copia al otro ni tampoco instigan levantamientos.

Apuntó que el anhelo de uigures y tibetanos de libertad y autogobierno es reprimido con violencia. Antes de que los comunistas tomaran el poder en 1949, existió durante un tiempo la República de Uiguristán, en lo que hoy es la provincia china de Xinjiang, recordó.

El Dalai Lama manifestó que conoce muchos uigures y que tiene contacto con los líderes en el exilio de ese pueblo. Tienen nexos amistosos y los problemas que enfrentan son similares, pero aseveró que no hay un proceder conjunto ni tampoco la realización conjunta de actos de violencia, como lo afirma el gobierno chino.

Respecto al hecho de que la líder de los uigures, Rebiya Kadeer, considera al Dalai Lama como un modelo de la lucha pacífica por la libertad, los dos pueblos nunca han establecido una estrecha colaboración, indicó.

El líder espiritual tibetano precisó que a principios de la década de 1960 los uigures, los tibetanos y los mongoles tomaron parte en una conferencia en India para tomar contacto unos con otros. Abordaron los problemas semejantes pero desde entonces casi no han desarrollado actividades conjuntas.

Puso de relieve que no son aliados en el sentido de ejercer presión uniendo fuerzas. La cuestión tibetana, dijo, no se remonta a una guerra civil o a diferencias ideológicas, como antes las hubo entre Alemania del Este y del Oeste.

"El problema de los tibetanos es que en nuestro país se metieron huéspedes que no fueron invitados, y con armas. Se debe buscar un camino que tanto tibetanos como chinos puedan aceptar", sostuvo.

"Nos hemos esforzado por décadas por una solución constructiva con el gobierno chino", acotó.

Agregó que esos esfuerzos no han tenido éxito y que la fe de los tibetanos de que Pekín está interesado en una solución de la cuestión tibetana ha disminuido con el tiempo, pero que la fe de los tibetanos en el pueblo chino sigue intacta.

Afirmó que por parte del pueblo chino perciben cada vez mayor solidaridad y comprensión. Actualmente no hay contactos con el gobierno chino pero mientras tanto los tibetanos tratan de profundizar los que tienen con representantes del pueblo chino.

El Dalai Lama señaló que no es representante de un sistema anacrónico y represivo y que su antecesor, el Dalai Lama número 13, tomó en ese sentido los primeros pasos para llevar a cabo reformas en Tíbet y que él continuó la aplicación de esas reformas.

Desde 2001, los tibetanos tienen un gobierno en el exilio elegido democráticamente y él está ya semirretirado, informó. Dijo que con ello se puso fin a 400 años en que el Dalai Lama era el líder espiritual y político del Tíbet al mismo tiempo.

Aseguró que ningún tibetano se propone reinstaurar el antiguo régimen.

Expresó que no ha perdido la esperanza de ver un acuerdo entre Tíbet y China, y que si bien los contactos se interrumpieron en octubre tras ocho rondas de negociaciones que empezaron en 2002, hay indicios de divisiones en la cúpula china, y que después de las recientes revueltas hay voces que apoyan un cambio de curso por parte de Pekín.

La visita del Dalai Lama se inició el 29 de julio en Frankfurt, donde estuvo hasta este lunes. Las medidas de seguridad han sido comparables con las que se ponen en marcha para proteger a presidentes visitantes.

Se entrevistó con el ministro presidente (gobernador) de Hesse, el democristiano Roland Koch, y pronunció una conferencia en la Arena del Campeonato Mundial de Futbol, un estadio gigantesco que reventaba de gente.

Esa fue la primera de una serie de presentaciones que han atraído multitudes y que han llevado nombres como "El Arte de Vivir", así como otras centradas en la crisis económica, la pobreza y el cambio climático. La visita llegó hoy a su fin.

arf