En Chile detectan influenza en criadero de pavos

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Agencias

El ministerio de Salud puso el viernes en cuarentena dos granjas avícolas al detectarse pavos con el virus de la influenza humana, que habrían sido contagiados por personas infectadas, abriendo un nuevo capítulo potencialmente peligroso de la epidemia global.

La subsecretaria de Salud, Jeanette Vega, confirmó que se informó del problema a la Organización Mundial de la Salud, pero ya las autoridades locales adoptaron algunas medidas de precaución.

A su vez, el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) , que detectó el virus en las aves, informó a la Organización Mundial de Salud Animal, y envió muestras de las cepas detectadas a laboratorios del exterior, aunque el Instituto de Salud Pública había confirmado el hallazgo del virus AH1N1 en los pavos.

Sería la primera vez que se detecta la presencia del virus de la gripe humana en pavos.

''Lo que tienen los pavos es el virus humano. No hay mutación ni nada'', aclaró Vega en declaraciones a radio Cooperativa.

Sin embargo, expertos sanitarios han expresado preocupación de que el virus pueda combinarse con la gripe aviar --una variedad bastante más mortífera pero de transmisión más difícil -- creando así una cepa más peligrosa.

La funcionaria llamó a la calma y dijo que la población no debe restringir el consumo de la carne de pavo.

''Lo que corresponde hacer es poner en cuarentena el predio. A las personas que están en contacto se les debe extremar las medidas para que no se contagien y seguir el proceso productivo habitual. No hay riesgo al comer la carne de pavo'', dijo Vega.

El extraño caso del virus en pavos fue detectado cuando la empresa Sopraval, una de las mayores del país en el procesamiento de productos avícolas y de cerdo, sometió a exámenes cuatro muestras de una de las granjas, las que arrojaron positivo en cuanto al virus AH1N1.

Las granjas se encuentran en la zona de Valparaíso, en la localidad de la Calera, a unos 100 kilómetros al noroeste de esta capital.

Luego que la empresa informara de problemas en su producción, el SAG inició los controles y exámenes, los que confirmaron el jueves la presencia en los pavos de este virus.

El director del Hospital Clínico de la Universidad Católica, Carlos Pérez, declaró a la prensa que no se puede predecir cómo afectará la influenza a los pavos por los cambios que ha experimentado.

El virus de la influenza humana ha provocado en Chile 128 muertes y más de 12 mil contagiados. Hasta el 14 de agosto se registraban 105 mil 882 casos confirmados de la enfermedad en 35 países de América, incluyendo mil 579 muertes en 22 países.

La veterinaria de la empresa Sopraval, Andrea Kamp, dijo que se han adoptado medidas como el acceso restringido a los criaderos y que los pavos contagiados son de reproducción y no de engorda para el consumo.

''En todos los pavos que se crían para engordar y producir carne no se ha encontrado ninguno con la enfermedad. Esta es una enfermedad absolutamente circunscrita a un grupo de reproductores'', dijo Kamp.

Las autoridades sanitarias descartaron el sacrificio de las aves, pues el consumo del pavo es después de cocido.

El director del SAG, Oscar Concha, confirmó también la versión de la empresa de que el virus ha afectado aves reproductoras, sin embargo, señalaron que muestras en las destinadas al consumo no están infectadas. Agregó que el brote ha sido ''suave'' y no ha habido mortalidad en las aves contaminadas.

''Como se presentó este brote, a nosotros, nos da bastante tranquilidad'', señaló Concha a la prensa.

Asimismo, el SAG señaló que la propagación del virus en los pavos parece haberse detenido o disminuido, y que la empresa avícola estaría retornando a su producción habitual.

El jefe de enfermedades infecciosas de la FAO en Roma, Juan Lubroth confirmó que por la información de que dispone, la organización no recomienda sacrificar animales por tratarse de un brote suave.

''Si fuera altamente virulenta podríamos recomendar medidas'', dijo Lubroth.

Agregó que entre 7 a 10 días los pavos podrían volver a la venta.

El científico confirmó también que el gobierno chileno está enviando muestras de la cepa

Detectada, para comprobar que se trata de la misma que provocó la pandemia.

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Atlanta informó que también está observando la evolución de la expansión en Chile del virus a los pavos, pero no tiene antecedentes aún de una posible mutación del organismo.

asc