Jueves 22.04.2021 - 17:15

Basta de oraciones, hay que actuar, lanza al Congreso

Biden busca dar un apretón para controlar armas

En 3 meses, 133 tiroteos, uno de ellos, ayer; el presidente de EU quiere terminar con crisis que generan armas ensambladas; enfrenta resistencia del gobernador de Texas

Biden
El presidente de Estados Unidos busca endurecer el acceso a las armas para erradicar la “epidemia“ en el paísFoto: Especial
Por:
  • La Razón Online

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, busca endurecer el acceso a las armas para erradicar la “epidemia“ en el país, que deja 106 muertos en promedio al día.

Frente a familias y víctimas de ataques y junto al fiscal Merrick Garland y la vicepresidenta Kamala Harris, reiteró que no es un tema político, sino una crisis de salud mental, por ello plantea extender la ley bandera roja, frenar las “armas fantasma”, que se pueden ensamblar de manera casera en menos de 30 minutos y que al no contar con número de serie las vuelven irrastreables y evitar que particulares adquieran armamento militar.

Asimismo, calificó estos hechos como “vergüenza internacional”, al recordar el ataque del pasado 7 de abril en Carolina del Sur en el que el exjugador de la NFL Phillip Adams asesinó a cinco personas y luego se suicidó.

En torno a la ley bandera, que Merrick indicó que sólo aplica en 16 estados, aseveró que el objetivo es homologar la legislación para actuar en el caso de personas consideradas “peligro potencial” por su estado mental, para que las autoridades decomisen sus armas, pues reiteró que estos cambios también son para reducir la cifra de suicidios, asociados a masacres.

Por ello, instó el Congreso a respaldarlo y recordó que un gran porcentaje de la población sabe lo que significa que su vida cambie en segundos, pues estuvo a punto de morir o sufrió la muerte de algún amigo o familiar en un tiroteo, por ello destacó el coraje de los activistas, quienes, pese a la falta de acción, continúan en la lucha para frenar las armas y no se han rendido.

Gráfico

También prevé eliminar las “abrazaderas estabilizadoras”, que convierten las armas en rifles, potenciando el daño. Además, Biden confirmó la nominación del exagente federal David Chipman, para asumir la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés), vacante desde 2013.

Al presentar las acciones, se reportaban 132 ataques en lo que va de 2021; sin embargo, la cifra se actualizó a 133, debido a un tiroteo en, Texas, que dejó un muerto y cinco heridos, entre ellos un policía.

Unas horas antes, en esta entidad el gobernador Greg Abbott se pronunció en contra del intento de Biden de pisotear los derechos de los texanos al intentar “quitarnos las armas”.

A través de Twitter, el mandatario —quien ha chocado con Biden por las medidas contra el Covid— advirtió que no permitirá que amenace sus derechos.

Incluso, llamó a aprobar una legislación para que Texas se convierta en “santuario de la Segunda Enmienda” (que protege el derecho a poseer armas) e ironizó en la materia al asegurar que está listo para que el presidente se la envíe y él la firme.

Gráfico

Esto sin saber que la entidad registraría un episodio violento, por el que expresó “estamos orando por las familias”. Dichas declaraciones contrastan por lo dicho por Biden, quien sentenció “basta de oraciones, es hora de actuar”, para pedir el aval a leyes, como la revisión de antecedentes de quienes quieran adquirir una.

Del total de tiroteos en el año, 119 ocurrieron en el primer trimestre del año, lo que revela un alza de 16 por ciento en comparación con el peor año en la era Trump. Entre enero y marzo de 2017 hubo 102 agresiones; mientras que el incremento en comparación con la incidencia menor de la gestión anterior es de 124 por ciento, con los 53 en tres meses de 2018.

Con un promedio mensual de 39 tiroteos en lo que va del año se acerca al máximo en el Gobierno anterior que fue de 50 en su peor año, cuando hubo más de 600 tirotos en 2020, mientras que el nivel más bajo ocurrió en 2014 (con Barack Obama) con 22 hechos de este tipo al mes.

“EL FUTBOL LO ARRUINÓ”

Un día después del tiroteo en el que su hijo Phillip Adams asesinó a cinco personas, el padre edl exjugador de la NFL advirtió que su hijo podría padecer problemas mentales, pero destacó “no molestaba a nadie”.

En entrevista con WCNC aseveró “el futbol lo arruinó”, lo que se podría relacionar con la Encefalopatía Traumática Crónica, enfermedad que la NFL aceptó se vincula con el daño causado con los fuertes choques en el campo, hecho por el que implementó un protocolo.

Y es que el esquinero, quien jugó seis temporadas con igual número de equipos, sufrió múltiples conmociones.