Miércoles 23.09.2020 - 21:31

Exige Irak castigo para Blackwater

Exige Irak castigo para Blackwater
Por:

Por Lizeth Gómez

Irak no se intimida y llevará a los tribunales, tanto en Estados Unidos como en su propio territorio, a la empresa de seguridad privada estadounidense Blackwater por la masacre cometida en 2007 en una plaza de Bagdad, donde fallecieron 17 personas y 27 resultaron heridas, muchas de ellas civiles. Los agentes de seguridad siempre sostuvieron que actuaron en defensa propia, en una versión completamente opuesta a la de los testigos, que aseguran que hubo un ataque artero.

Esta decisión de Irak es la respuesta a la resolución del juez de Washington, Ricardo Urbina, quien el 1 de enero desestimó la acusación de homicidio presentada por el Departamento de Justicia norteamericano contra cincoelementos de la empresa de seguridad.

El magistrado estadounidense argumentó que los acusadores, que declararon bajo juramento, fueron amenazados con perder su trabajo si no tergiversaban sus declaraciones para inculpar a los elementos de Blackwater.

Según el juez, si estos testimonios se hubieran usado como base de la acusación se estarían vulnerando los derechos constitucionales de los inculpados.

Así, el juez norteamericano dejó la matanza de la plaza Nisour sin culpables y exacerbaba un sentimiento de rabia y desesperación entre los ciudadanos de Irak, especialmente entre los allegados de las víctimas.

El gobierno iraquí calificó la resolución judicial de “inaceptable e injusta” y prometió dar apoyo a los familiares de las víctimas de la matanza que acudan a los tribunales.

Un comunicado de la oficina del primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, confirmó la intención de judicializar el episodio tras rechazar la resolución que absuelve a la compañía de los cargos por matar a varios ciudadanos. La determinación del Gobierno iraquí puede explicarse, según algunos expertos, por la proximidad de las elecciones, el próximo mes de marzo, y la necesidad de la clase política de demostrar su independencia con respecto a presiones exteriores.

El episodio protagonizado por mercenarios de la empresa Blackwater, rebautizada como XE Services, se convirtió, para los ciudadanos iraquíes, en símbolo de la indiferencia de las fuerzas extranjeras hacia sus vidas. Uno de los beneficios más controvertidos de los que gozaban los miembros de Blackwater, cuando Estados Unidos invadió Irak en el 2003, era la inmunidad. Este privilegio implicaba que no debían rendir cuentas, ante los tribunales iraquíes, de ninguna de sus actuaciones.

Hasta el 31 de marzo de 2004, esta organización era totalmente desconocida. Pero luego de que cuatro de sus miembros fueron capturados en una emboscada en Faluya y linchados por la multitud que luego quemó sus cuerpos y los colgó de un puente, se dio a conocer que en Irak operaban contratistas militares privados.

Negro historial

La empresa, que ahora se denomina Xe Services, ha sido acusada de hacerle el trabajo sucio a Estados Unidos, como lo reveló el diario The New York Times, el cual informó que agentes de la entonces Blackwater en Irak y Afganistán participaron en operaciones secretas para detener o matar a rebeldes o trasladar detenidos “casi diario” en Irak entre 2004 y 2006.

Por su parte el semanario alemán Der Spiegel aseguró que la CIA solicitó a a Blackwater que trasladara a detenidos de Guantánamo a prisiones secretas en Pakistán, Afganistán y Uzbekistán, para interrogarlos allí.

fdm