Inconformes Texas y Arizona con número de soldados para frontera

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Notimex

Phoenix.-Los gobernadores de Texas y Arizona se mostraron hoy insatisfechos con la respuesta del gobierno federal a sus solicitudes de enviar efectivos de la Guardia Nacional para incrementar la seguridad a lo largo de la frontera con México.

Los gobernadores Rick Perry, de Texas, y Jan Brewer, de Arizona, calificaron de insuficientes las cifras de soldados de la Guardia Nacional asignados a sus respectivas entidades para el fortalecimiento de la seguridad fronteriza.

Funcionarios federales revelaron el lunes en una visita a Arizona los detalles del despliegue de los mil 200 soldados que el presidente Barack Obama prometió enviar a la frontera en mayo pasado.

Unos 524 efectivos serán enviados a la frontera de Arizona, otros 250 irán a Texas, 228 a California y 72 más a Nuevo México. Una oficina de coordinación nacional para el despliegue contará con otros 130 elementos.

Tras ser informada de las asignaciones, la gobernadora de Arizona dijo sentirse decepcionada. “Lo que hemos escuchado no era lo que esperábamos”, indicó Brewer.

También se manifestó inconforme por el tiempo que los soldados permanecerán en la frontera.

Los soldados, que comenzarán a llegar a finales de agosto próximo, deberán concluir su misión el 30 de junio de 2011, de acuerdo con el vocero del Pentágono, coronel Robert Ditchey II.

Arizona sólo contará con un el despliegue completo de los 524 soldados por espacio de unos cuatro meses, informó Ditchey.

Perry, el gobernador de Texas, calificó el despliegue de “insuficiente para cubrir las necesidades de asegurar la frontera de Texas con México”.

Perry había solicitado en enero de 2009 el envío de mil soldados tan solo a la frontera de Texas.

Los mil 200 soldados de la Guardia Nacional, que ya están siendo entrenados para su nueva misión, estarán asignados a cubrir áreas entre los puertos de entrada para servir de como ojos y oídos extras de la Patrulla Fronteriza.

Los soldados no podrán hacer detenciones, pero alertarán a las corporaciones civiles de actividades sospechosas a lo largo de la frontera.

vms