Instan a Obama a resolver problema de camiones en Mexico

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Notimex

El presidente estadunidense Barack Obama llegará a la Cumbre de América del Norte en medio de crecientes llamados para solucionar, en el marco del encuentro de Guadalajara, el problema del transporte transfronterizo con México.

El tema del tránsito de camiones en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) está en la agenda de pendientes de Obama y del presidente mexicano Felipe Calderón, aunque de acuerdo con el Ejecutivo estadunidense no se espera una solución inmediata.

"Mi expectativa es que lo resolvamos en los próximos meses", dijo Obama en un encuentro con periodistas en la Casa Blanca, en vísperas de su viaje a México para la cumbre programada para los días 9 y 10 de agosto.

"No esperamos anuncios tangibles ni en el tema de los camiones ni en ningún otro durante la Cumbre de Guadalajara. Pero sí esperamos que ese asunto se resuelva antes de fines de 2009", dijo a Notimex por su parte una fuente diplomática mexicana.

La Casa Blanca desea encontrar una salida que no sólo satisfaga a los críticos de la apertura de la frontera dentro del Congreso y a los sindicatos, sino que permita a Estados Unidos cumplir con sus obligaciones internacionales bajo el TLCAN.

Funcionarios mexicanos esperan a su vez que una propuesta concreta sea formulada en las próximas semanas, como parte de un proceso de discusión para resolver el litigio que ambos países arrastran desde 1995.

"La posición del gobierno (de Obama) es que nos gustaría trabajar con el Congreso para encarar sus preocupaciones de seguridad de forma consistente con nuestras obligaciones internacionales", señaló el subdirector del Consejo Nacional de Seguridad, Michael Froman.

Pero un puñado de ex representantes comerciales de la Casa Blanca, ex secretarios de comercio y ex embajadores de Estados Unidos en México urgió a Obama resolver el problema "tan pronto como sea posible", dada su importancia para la economía estadunidense.

"Esperamos que ahora dará los pasos para implementar plenamente la promesa inequívoca que nuestro gobierno hizo en el TLCAN en 1995", señaló la coalición que aglutina a los ex embajadores Tony Garza, Jeffrey Davidow y James Jones, los ex secretarios Carlos Gutiérrez y Norman Minetta y la ex representante comercial Carla Hills.

Al llamado se han sumado organizaciones como la Cámara de Comercio de Estados Unidos (USCC) y asociaciones estatales de productores de bienes de consumo y productos agropecuarios.

Obama promulgó en marzo pasado la ley de gastos del año fiscal 2009, una de cuyas disposiciones bloqueó los fondos federales para financiar el programa piloto de acceso a Estados Unidos de los camiones domiciliados en México.

"Ninguno de los fondos asignados bajo esta ley pueden ser usados, directa o indirectamente para establecer, implementar, continuar, o promover un programa piloto para permitir a camiones de México operar más allá de la zona comercial", establece la ley.

En represalia, el gobierno mexicano implementó la aplicación de aranceles compensatorios por 2.4 mil millones de dólares a exportaciones estadunidenses a México.

Desde entonces la Casa Blanca refrendó la intención de Obama de trabajar con el Congreso para buscar una solución al tema del transporte transfronterizo con México y ha reiterado que no es momento de erigir barreras al comercio.

Aunque el representante comercial de la Casa Blanca Ron Kirk reconoció el efecto de las acciones de represalia de México y ofreció entregar este verano una propuesta al Congreso, hasta el momento no se ha materializado un arreglo final.

El gobierno del presidente George W. Bush instaló el programa piloto para cumplir con sus obligaciones bajo el Tratado de Libre Comercio (TLC) pese a la oposición de los Teamsters, el Sindicato de Transportistas y algunos legisladores.

Bajo el TLC, desde 1995, Estados Unidos debió haber permitido el ingreso gradual de camiones que llegan desde México, pero el entonces presidente Bill Clinton incumplió de acuerdo bajo presión de los Teamsters.

agp