La continuidad del bipartidismo espanol, en manos de indecisos

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

La crisis de 2009 cambió la realidad de millones de españoles que vieron cómo los recortes obligatorios al presupuesto mermaron su estado de bienestar: el desempleo alcanzó 20 por ciento, el más alto en 13 años, y los programas sociales redujeron su ayuda. Esto provocó el descontento de los ciudadanos que están próximos a elegir a concejales y que parecen sopesar poner fin al bipartidismo con el apoyo a los partidos Podemos y Ciudadanos.

“El sentimiento en Europa y principalmente en España cambió a raíz del problema económico que ocurrió hace seis años. Incluso donde había un sentimiento pro europeo y la ausencia de partidos populistas o tan nacionalistas todo cambió y se puede ver con el ascenso de estos nuevos partidos”, expresó en entrevista con La Razón Stephan Sberro, académico del ITAM.

De acuerdo con el internacionalista experto en temas europeos, la elección del próximo 24 de mayo es la prueba de lo que puede pasar cuando la ciudadanía está inconforme y castiga en las urnas.

Además, aseguró, los comicios generales en los que el actual presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, del Partido Popular (PP) se juega la reelección.

“Es posible que termine el bipartidismo. Los españoles sufrieron muchísimo en la crisis y es inexplicable que hayan podido aguantar tantas políticas de austeridad de las cuales no tienen la culpa. En las condiciones de una crisis económica y política logran llegar nuevas corrientes políticas al poder”, aseguró Sberro.

En su espacio de opinión llamado Caza Mayor, en el periódico El Confidencial, el analista Nacho Cardero califica estos comicios como los más inciertos en la época moderna española. “Los sondeos confieren una pátina de incertidumbre e ingobernabilidad a este país como pocas veces se ha visto en nuestra joven democracia”, escribió en su texto titulado “Encuestas 24M: todos pierden”.

Los analistas prevén que no habrá un ganador absoluto y, por el contrario, todas las organizaciones políticas tendrán que pactar para lograr formar un gobierno que, señaló Cordero, “podría quedar desmontado a las pocas semanas y derivar en moción de censura por esas alianzas contra natura que van a hacer un Frankenstein político”.

De los grupos políticos grandes el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) es el peor posicionado y debido a ello se abrió la posibilidad de pactar con cualquier agrupación política, excepto el PP.

Incluso en Andalucía y Asturias se vislumbra una coalición del PSOE con Podemos, organización liderada por Pablo Iglesias. El joven partido político logró destacar en las elecciones europeas del año pasado logró cinco escaños para colocarse como la segunda fuerza política en el Parlamento Europeo.

No obstante el escándalo de corrupción protagonizado por Juan Carlos Monedero, ex secretario del partido, tumbó la aprobación que alcanzaba el partido y en sólo tres meses perdió 13 por ciento de apoyo.

El 27 de enero de 2015 la Hacienda española y la Universidad Complutense de Madrid iniciaron sendas investigaciones contra él por sus servicios de asesoría a los gobiernos de Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua realizados en 2010 para la creación de una unidad monetaria en Latinoamérica, por los cuales habría percibido 427 mil dólares.

“Los partidos populistas están perdiendo puntos, el partido socialista está perdiendo muchos puntos y tiene un gran desgaste, aún sin estar en el poder”, destacó Sberro, para quien las denuncias de medios españoles sobre la relación entre Podemos y el chavismo no será parte fundamental en la decisión de los ciudadanos, aunque sí podría persuadir a muchos que aún no deciden por quién votar.

Según un sondeo de ayer revelado por el diario español El País, entre el 30 y 40 por ciento de los votantes aún no sabe a quién le dará su apoyo. “La incorporación de dos partidos nuevos al escenario político produjo una inestabilidad sin precedentes en la intención de voto de los ciudadanos”, manifestó el rotativo.

Por ello, expresó Sberro ni siquiera las encuestas podrían ser confiables. “La única predicción cierta va a ser el resultado”, concluyó.

En la recta final, por tanto, los partidos tratan de dar un giro a sus estrategias. El PP y PSOE quieren lograr el apoyo mayoritario para no depender de alianzas, en tanto que los partidos emergentes apelan a las personas defraudadas por el gobierno.

Campaña en Internet deja 12

millones de tuits políticos

Además de la campaña electoral en las calles, las redes sociales se movilizaron para apoyar a los partidos en forma de tuits y hashtags. De acuerdo con un análisis realizado por el diario español El País, el partido con más menciones en Twitter es el gobernante Partido Popular (PP), mientras que Podemos, los seguidores más activos.

Según un estudio elaborado por Social Noise, citado por el rotativo, Ciudadanos tiene la percepción más positiva entre los usuarios de la red social. En tanto, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) se posicionó en temas de educación, empleo y salud. Pese a ello la mayoría tiene una percepción negativa de los partidos y los temas más constantes son los ligados a la corrupción.

La empresa analizó cerca de doce millones de tuits y más de dos millones y medio de usuarios únicos entre el 1 de abril y el 11 de mayo.

El PP es el partido protagonista con 41 por ciento de las menciones, seguido de Podemos (20 por ciento) y Ciudadanos (17 por ciento).

[click para ver gráfico

->http://www.3.80.3.65/IMG/mk/infoLR/mun16200515A.jpg]

Se complica voto para 1.8 millones que viven en el exterior

Denuncian exceso de trámites burocráticos en la solicitud de sufragio; en 2014 sólo pudo votar el dos por ciento de los incluidos en el listado

Redacción La Razón

Cerca de 1.8 millones de españoles que residen en el extranjero están enfrentando dificultades para ejercer su derecho al voto de cara a las elecciones municipales y autonómicas del próximo 24 de mayo.

La Junta Electoral Central (JEC) reconoció que los principales problemas se deben a la “insuficiencia de plazos establecidos en la Ley Orgánica Electoral”, en específico en el tema que exige a los emigrantes solicitar el voto por anticipado antes de poder ejercer el derecho de sufragio.

La medida tomada en 2010 trataba de evitar fraudes en el Censo de Residentes Ausentes (CERA), pero también provocó un desplome en la participación electoral. Desde que se aprobó esta reforma hubo “disparidad de criterios” entre distintos consulados y embajadas, fax saturados y desinformación a los ciudadanos que acuden a ellos, acusó el diputado y portavoz parlamentario de Justicia de Izquierda Unida (IU), Gaspar Llamazares.

De acuerdo con la organización Marea Granate, la reforma de hace un lustro redujo la participación electoral de españoles en el extranjero en un 95 por ciento.

El plazo para solicitar el voto concluyó el pasado 25 de abril, por ello el IU había pedido a la JEC “remover todos los obstáculos que dificulten la tramitación y el ejercicio del derecho de sufragio en las elecciones autonómicas” con todas las garantías, tanto a los españoles que viven en el extranjero, como a los españoles inscritos que se encuentran temporalmente fuera del país.

“El último ejemplo de las consecuencias de estos obstáculos lo tenemos en las pasadas elecciones europeas de 2014, en las que sólo el dos por ciento de los incluidos en el CERA ejerció su derecho al voto (diez veces menos que en las anteriores Europeas)”, concluyó el IU.