Miércoles 2.12.2020 - 05:44

Liberales y ecologistas, nuevos socios de Merkel

Liberales y ecologistas, nuevos socios de Merkel
Por:

Los líderes del Partido Liberal alemán (FDP) y de Los Verdes se mostraron ayer dispuestos a intentar forjar un tripartito de gobierno con la canciller, Angela Merkel, aunque auguraron negociaciones complicadas al haber diferencias clave en sus programas, como la política medioambiental.

Tras las elecciones del pasado domingo y el rechazo socialdemócrata a reeditar una gran coalición, sólo un tripartito de conservadores, liberales y verdes daría a Merkel una base parlamentaria estable para su cuarta legislatura.

En conferencia de prensa, el líder del FDP, Christian Lindner, se mostró dispuesto a negociar y a asumir responsabilidades y reveló que ya había habido las primeras “llamadas telefónicas”, pero subrayó que su objetivo es “cambiar la dirección de la política” y marcar diferencias.

El Dato: Los socialdemócratas quedaron en segundo puesto, con menos de 20.5 por ciento de la votación, por debajo del 25.7 por ciento obtenido en 2013.

Si el futuro gobierno quiere seguir la línea del anterior, de la gran coalición, el FDP se quedará en la oposición, subrayó Lindner, que describió a su partido como la fuerza “del centro” que desapareció del Parlamento en la pasada legislatura.

Las negociaciones con los ecologistas no serán fáciles y Lindner destacó como ejemplo sus diferencias en el área medioambiental, convencido de que la actual política no es ni económica, ni ecológica ni socialmente sostenible y debe ser corregida. Como el resto de partidos, descartó colaborar con la ultraderecha y aseguró que su partido combatirá de frente a la AfD en el Parlamento.

Los líderes de Los Verdes, Katrin Göring-Eckardt y Cem Özdemir, aseguraron que se sentarán a hablar con conservadores y liberales con “responsabilidad y seriedad”, pero adelantaron que las negociaciones serán “muy difíciles”.

Los ejes del programa que llevarán a esas negociaciones serán la política medioambiental, la justicia social y una Europa solidaria. Ayer quedó ya en evidencia que llegar a un consenso en medioambiente y energía, piedra angular de los Verdes, será harto complicado.

Ante AfD, Göring-Eckardt aseguró que su partido hará todo lo posible para “que no decidan la agenda del Parlamento” elementos que dañan la democracia o no respetan la Constitución y Özdemir abogó por trabajar para evitar que la “fractura” social sea ampliada por “gente cuya lealtad a Putin es mayor que su lealtad a los valores de la república alemana”.

Los resultados electorales del pasado domingo pueden interpretarse como un castigo a los partidos que mantenían hasta ahora el poder en Alemania. La política de fronteras abiertas de Merkel para recibir refugiados, el aumento de la criminalidad y la división de la sociedad germana le costaron a la canciller y a sus socios, el partido socialdemócrata de Martin Schulz, 65 escaños en el Parlamento.

Crece incertidumbre en la Unión Europea

La canciller alemana se ha convertido en la única líder europea que ha sobrevivido a la gran crisis económica vivida en la UE en la última década y que ha salido no sólo airosa sino también reforzada.

Bruselas cree que es la garante necesaria para atravesar la tormenta desatada tras la salida de GB. Pero paradójicamente, Bruselas espera que la Merkel de su cuarto mandato sea una Merkel diferente: con mayor visión de futuro.

Sin embargo, Merkel podría encontrarse con obstáculos. Guntram B. Wolff, director del think tank Bruegel, explica a La Razón que independientemente de la coalición de gobierno, el auge de fuerzas euroescépticas marcará el mandato de la canciller y que “Bruselas es demasiado optimista”.

Cree probable que Berlín avale un Fondo Monetario Europeo, “una iniciativa que incluso cuenta con la luz verde de Wolfgang Schäuble”, pero también considera que cualquier paso adelante hacia un presupuesto de la zona euro para auxiliar a países con problemas “será muy pequeño”.