No estabamos listos para un segundo terremoto, dice ministro de Nepal

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto: AP

Nepal se ha visto sobrepasada por el segundo terremoto importante en menos de tres semanas, dijo hoy el primer ministro del país, Sushil Koirala, durante una visita a Charikot, una localidad en las montañas por lo general tranquila, y que ahora es un centro al que acuden los aterrados vecinos desesperados por recibir ayuda del gobierno.

Miles de personas llenan ahora las calles de Charikot, el centro administrativo del aislado distrito que resultó más afectado por el temblor de magnitud 7.3 del martes, en el que murieron al menos 96 personas y más de 2 mil 300 resultaron heridas. El sismo del 25 de abril mató a más de 8 mil 150 personas, hirió a decenas de miles y dejó a cientos de miles sin hogar.

"Después del primer terremoto, no estábamos preparados para un segundo tan grande", dijo a la prensa el primer ministro, Sushil Koirala, tras llegar a Charikot en helicóptero.

La temporada de lluvias del monzón se acerca, y hay cientos de miles de personas que siguen sin techo.

"Necesitamos tiendas. Nuestra gente necesita refugio. Con la temporada de lluvias, a la gente le será difícil sobrevivir a cielo abierto", dijo.

Casi todo el mundo tiene demasiado miedo como para dormir bajo techo en Charikot, que se ha llenado de gente de zonas cercanas que busca ayuda.

Aunque en la ciudad se ha entregado comida de forma ocasional, los suministros no bastan para la gente que sigue llegando. Muchos simplemente esperan ante las puertas cerradas del pequeño centro de distribución de ayuda del ejército, agitando la cerca con enfado cuando la frustración les supera.

En la capital, Katmandú, también escasean las lonas y las tiendas. Algunas personas utilizan cajas de cartón como refugio temporal.

Estados Unidos ha redirigido algunos satélites para ayudar a la búsqueda. La operación se centra en la zona de Sunkhani, casi 80 kilómetros (50 millas) al nordeste de la capital, según fuentes en Katmandú.