Domingo 12.07.2020 - 17:31

Papa abre iglesia a divorciados

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto AP

El Papa Francisco advirtió que los católicos divorciados vueltos a casar “no están excomulgados”, y urgió a que la Iglesia les ofrezca “una fraterna y atenta acogida”. Afirmó que aquellos que se vuelven a casar y sus hijos “merecen un mejor trato”.

En su discurso durante la audiencia pública semanal, ante unas siete mil personas congregadas en el Aula Pablo VI del Vaticano, el pontífice pidió reflexionar sobre cómo se debe tratar a aquellos que, como consecuencia de un irreversible fracaso en su vínculo matrimonial, han emprendido una nueva unión.

“Estas personas no están para nada excomulgados, ¡no son excomulgados! Y no deben ser tratados como tales, ellos son siempre parte de la Iglesia”, indicó, hablando en italiano.

La tradición católica indica que los católicos divorciados que vuelven a casarse viven en pecado, y no tienen permiso para recibir la comunión.

Muchas de estas personas se sienten abandonadas por la Iglesia.

El énfasis de Francisco en la importancia de la misericordia para el liderazgo de la Iglesia ha despertado esperanzas entre muchos católicos divorciados de que levante el veto a la comunión. Los católicos divorciados que no forman una nueva unión sí pueden comulgar.

En los próximos meses el Vaticano realizará una reunión de un mes sobre problemas familiares, continuación de un encuentro similar el año pasado que despertó esperanzas entre católicos divorciados y vueltos a casar de que se levantaría rápidamente el veto.

Por eso, añadió, la institución siente el deber, por amor de la verdad, de discernir bien las situaciones.

Constató que si se ven estos nuevos vínculos con los ojos de los hijos pequeños, entonces se puede advertir la urgencia de desarrollar en las comunidades católicas una acogida real hacia las personas que viven en tales situaciones.

“Por esto es importante que el estilo de la comunidad, su lenguaje, sus actitudes, sean siempre atentos a las personas, a partir de los pequeños.

Ellos son quienes sufren más por estas situaciones”, señaló.

Para el Papa, se requiere asegurar que no se le agreguen otros pesos más a esos hijos, de aquellos que en estas situaciones ya cargan debido a la separación de sus padres.

Insistió que, por desgracia, el número de esos niños y jóvenes es grande, por eso consideró importante que ellos sientan a la Iglesia como madre atenta a todos, siempre dispuesta a la escucha y al encuentro.

“En estos decenios, en realidad, la Iglesia no ha sido ni insensible ni perezosa. Ha crecido mucho la conciencia de que es necesaria una fraterna y atenta acogida, en el amor y en la verdad, hacia los bautizados que han establecido una nueva convivencia después del fracaso del matrimonio sacramental”, ponderó.

Las palabras de Francisco se dan en el contexto de la próxima asamblea del Sínodo de los Obispos, cita mundial de prelados que sesionará en octubre en el Vaticano y que analizará cómo los católicos deben afrontar los desafíos actuales para la familia.

Entre otros temas, los clérigos debatirán cómo tratar a las parejas de divorciados vueltos a casar que, según la doctrina católica, viven en adulterio y por ello no pueden acceder a los sacramentos de la confesión y de la comunión.

Crece aceptación papal entre hispanos

Ante la visita que el Papa realizará en septiembre próximo a Estados Unidos, un sondeo realizado por la firma Lake Research Partners por encargo de una coalición de sindicatos y organizaciones de fe, mostró que el pontífice goza de una alta popularidad entre los hispanos de Estados Unidos, ubicada en 71 por ciento.

La visita tendrá lugar en septiembre próximo en Estados Unidos, el pontífice asistirá al Encuentro Mundial de Familias que tendrá lugar en Filadelfia, y como parte del cual efectuará además visitas a la capital estadunidense y Nueva York.

Un 65 por ciento de los votantes latinos dijeron tener interés por escuchar el mensaje de solidaridad del Papa en general y el marco de valores de temas importantes como la pobreza, la niñez y el cuidado de salud.

Otro 79 por ciento dijo estar de acuerdo con la adopción de esfuerzos para poner fin a la discriminación racial y promover la justicia racial, en tanto que 58 a favor de mantener unidas a las familias de migrantes.