Pide China a EU no reunirse con el Dalai Lama

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Notimex

China pidió hoy a Estados Unidos que cancele la entrevista programada para el 18 de febrero entre el presidente estadunidense Barack Obama y el Dalai Lama, y advirtió que dicho encuentro tendría un impacto en los lazos bilaterales.

"Exhortamos a Estados Unidos a comprender la extrema sensibilidad de las cuestiones tibetanas, y a respetar escrupulosamente su compromiso con la pertenencia del Tíbet a China y su oposición a la independencia tibetana", dijo el portavoz de la cancillería, Ma Zhaoxu.

Pekín pidió al líder estadunidense que "cancele inmediatamente la decisión errónea de reunirse con el Dalai", a través del portavoz del Ministerio, que hoy emitió un comunicado.

Recordó una vez más la oposición china a "todo encuentro entre los dirigentes estadunidenses y el Dalai Lama", y precisó que Pekín "ya emitió una protesta formal antes Estados Unidos por este asunto".

El portavoz de Barack Obama, Robert Gibbs, dijo ayer que el mandatario se reunirá con el Premio Nobel de la Paz 1989 el 18 de febrero, durante una visita del líder espiritual tibetano a Estados Unidos.

Obama había rechazado reunirse con el Dalai Lama en octubre para no dañar los lazos con Pekín un mes antes de su viaje oficial a China, que se produjo en noviembre.

En plena polémica por el "caso Google" y en especial por la venta de armas a Taiwán, que provocó la suspensión de los lazos militares bilaterales, la cuestión del Tíbet supone un nuevo revés para las relaciones bilaterales que hasta hace unas semanas parecían avanzar a buen ritmo.

El Dalai Lama se exilió en India en 1959 y fue nombrado jefe de gobierno tibetano en el exilio en Dharamsala, una ciudad situada en el estado septentrional indio de Himachal Pradesh.

En la actualidad India acoge a unos 130 mil tibetanos que abandonaron sus hogares después de 1959. El tema del Tíbet enfrenta regularmente a Estados Unidos y a China, país este último que lo considera un asunto exclusivamente de política interna y rechaza la "injerencia exterior".

arf