Domingo 20.09.2020 - 13:01

Riesgo electoral para Obama en ocho de 10 estados clave

Crisis migratoria en la Unión Europea “no es pasajera”, asegura Macron
Por:

Foto Especial

El movimiento que hizo el miércoles pasado Barack Obama, cuando se declaró a favor de los matrimonios entre personas del mismo sexo, puede acarrearle resultados adversos de cara a los comicios del 6 de noviembre, pues la mayoría de los estados clave en la elección se han pronunciado en contra de estas uniones.

De los diez estados que se consideran cruciales en las elecciones, pues pueden inclinarla hacia uno u otro partido, ocho han modificado sus constituciones para definir el matrimonio como una unión entre un hombre y una mujer.

El último en hacerlo fue Carolina del Norte, que el martes pasado aprobó una enmienda que prohíbe las bodas entre personas del mismo sexo.

De hecho la prensa estadounidense vio la declaración como arriesgada, por lo polarizante del tema.

Mientras “en la izquierda” hubo júbilo, la declaración ofrece al republicano Romney la oportunidad de llegar a más conservadores al reafirmar su rechazo a esta posibilidad, indicó The Washington Post.

El rotativo advirtió el riesgo de que la base de apoyo del mandatario se divida como consecuencia de su reposicionamiento, particularmente en el electorado afroamericano, donde tradicionalmente el tema ha sido rechazado con firmeza.

Hay que recordar que afroamericanos e hispanos se volcaron en 2008 con Obama. Pero estos sectores ven importante aún la defensa del matrimonio tradicional, así como un tercio de los evangélicos.

Para The New York Times, el hecho de que Obama se haya pronunciado a favor de que sean los estados los que decidan el tema, hace que su declaración tenga un corto alcance en el terreno práctico.

USA Today anticipó también que el pronunciamiento de Obama tendrá poco efecto en determinar el curso final que adopte el país sobre un concepto que hasta años atrás era considerado radical.

The Wall Street Journal estimó que la declaración de Obama fue un intento por insertar el tema en el debate electoral, y distraer la atención de la economía, determinante en el resultado de la elección.

“Quiza la campaña de Obama calculó que en una cerrada elección necesitará una base motivada y que esto alentará la votación de liberales y jóvenes en estados importantes como Virginia, Colorado, Nueva Hampshire y Nuevo México”, indicó en su principal editorial.